Buscar

El Ejército iraquí intensifica los controles de seguridad entre los desplazados de Mosul en busca de yihadistas

28/02/2017 - 21:39
  • Intentan huir de la ciudad escondidos entre la población civil
Combates en Mosul. Imagen: Reuters.

A medida que aumenta el número de iraquíes que huyen del oeste de Mosul, las fuerzas de seguridad que participan en la ofensiva para recuperar el control del bastión del Estado Islámico han aumentado el escrutinio sobre los desplazados, en busca de yihadistas que intenten infiltrarse y huir de la ciudad escondidos entre la población civil.

Un centenar de hombres esperan sentados en el suelo a que las tropas iraquíes comprueben sus documentos de identidad en busca de milicianos. Los desplazados han tenido que escabullirse entre las líneas de frente para poder salir de la ciudad. Algunos han sido alcanzados por los combatientes y presentan heridas de bala.

Uno de los oficiales del Ejército iraquí coge entonces a un joven y le coloca en un alto, mientras grita preguntando al grupo que si le conocen y saben si pertenece al Estado Islámico o no. Los hombres comienzan a murmurar mientras algunos asienten en silencio. Inmediatamente después, el militar arrastra al joven hacia una camioneta de las fuerzas de seguridad, donde le ata de pies y manos.

El joven confesó horas después que había pasado una semana en un centro de entrenamiento para reclutas del Estado Islámico, pero que sólo había estado de cocinero y que ni siquiera había aprendido a utilizar un arma.

Debido a la intensificación de los combates en el oeste de Mosul, el número de habitantes que huye de la ciudad cada vez es mayor. No obstante, las tropas iraquíes temen que muchos yihadistas consigan salir de Mosul haciéndose pasar por civiles, por lo que han aumentado los controles de seguridad en los campos para desplazados.

Desde que comenzó la operación militar para recuperar la parte oeste de la ciudad, hace menos de una semana, más de 14.000 personas han huido de Mosul a través del desierto rocoso que rodea la urbe. La mayor parte son mujeres, niños y ancianos, pero también hay centenares de hombres jóvenes, que son forzados a pasar por los controles de las tropas iraquíes.

Todos están hambrientos y sedientos. Muchos necesitan asistencia sanitaria y tienen heridas graves, después de tres meses bajo asedio por parte de las fuerzas iraquíes en los barrios del oeste de Mosul. Aquellos que intentan hacerse pasar por desplazados son, por lo general, jóvenes que llevan poco tiempo dentro de la organización terrorista y que huyen, al igual que la población civil, por miedo.

A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero, tras más de tres meses de combates.

Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande.

De acuerdo con los servicios de Inteligencia iraquíes, durante la primera jornada de desplazamientos, arrestaron a al menos siete yihadistas. "Los milicianos no aparecen de la nada", ha apuntado un oficial iraquí, citado de forma anónima por Reuters.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0