Buscar

Los nominados a los Oscar acuden al tradicional almuerzo sin olvidar a Trump

EFE.jpg
EFE
7/02/2017 - 12:18
  • Isaacs habló sobre la ausencia del cineasta iraní Farhadi por el veto de Trump
Ryan Gosling, en el almuerzo. Imagen: Reuters

Un total de 163 nominados en la 89 edición de los Oscar han acudido al tradicional almuerzo de la Academia de Hollywood, donde las celebridades han podido respirar hondo y relajarse en un ambiente distendido mientras los candidatos sin tanto renombre han disfrutado charlando con sus ídolos. Sin embargo, la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, no se olvidó de Donald Trump y de su polémico veto migratorio.

El hotel Beverly Hilton de Los Angeles (California) ha acogido este evento donde actores, directores, guionistas, compositores e ingenieros de sonido, entre otros, se reúnen en torno a una misma mesa para conocer de cerca los entresijos de sus profesiones, dejando atrás los nervios y la presión de las campañas publicitarias.

"Me dijeron que para disfrutar de estos eventos había que dejar atrás el miedo por conocer a la gente que realmente te inspira, acercarte a saludar y charlar con ellos", explica Dustin O'Halloran, nominado al Oscar a mejor banda sonora original por Lion, que no dudó en acercarse a Steven Spielberg, sentado a unos pocos metros, para decirle que la banda sonora de Close Encounters of the Third Kind fue lo que le llevó a dedicarse a la música.

Uno de los primeros en llegar al cóctel previo fue Damien Chazelle, director del musical La La Land, la gran favorita a los Oscar con sus 14 nominaciones. "Aún estoy asimilándolo. Es surrealista", dice acompañado por su novia, Olivia Hamilton. "Nunca imaginé algo así. Para mí, la victoria ya fue haber hecho la película porque me llevó mucho tiempo levantar el proyecto. Es un sueño hecho realidad", agrega.

Otro novato en estas lides es Taylor Sheridan, candidato al mejor guion original por Hell or High Water. "Es realmente apabullante. Es un auténtico regalo", reconoce Sheridan, que tiene en cartera la secuela de Sicario, titulada Soldado. "Benicio del Toro estaba fantástico en la primera parte. Tienes que ver lo que ha hecho en la segunda. Es increíble", avanza Sheridan mientras disfruta de una copa de champán y unas piezas de sushi por las que luchaban también una embarazadísima Natalie Portman y un exultante Mel Gibson, que no probó una gota de alcohol.

La megafonía avisaba a los invitados de que era hora de sentarse para degustar un menú formado por una ensalada de espinacas, róbalo con cuscús, tomate natural y zanahorias y, de postre, tarta de crema de plátano con almendras y salsa de chocolate.

Minutos después, hizo acto de presencia la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, quien dio la bienvenida a los asistentes y recordó los progresos de la institución en cuanto a inclusión y diversidad. "Menuda diferencia respecto al año pasado", dijo, aliviada, en alusión a la cantidad de artistas negros nominados en esta edición, especialmente en las categorías de mejor actor y mejor actriz. "Hemos conseguido un progreso real y estoy segura de que va a continuar en el futuro. Queremos ser diversos y liderar con el ejemplo. Nos hemos convertido en agentes del cambio", declaró.

Isaacs, consciente de que los artistas hablarán sobre las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump, en la ceremonia, no eludió el tema. "Todos sabemos que hay algunas sillas vacías hoy en esta sala, y eso nos convierte a todos en activistas", indicó en referencia a la ausencia del cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado a los Oscar por The Salesman", quien recientemente anunció que no acudirá a la ceremonia en respuesta a las medidas migratorias decretadas por Trump. "El arte no tiene fronteras. Las sociedades fuertes no censuran el arte, sino que lo celebran. No podemos permitir que las fronteras nos detengan a ninguno de nosotros", manifestó Isaacs, unas palabras recibidas con grandes aplausos y vítores por los asistentes.

Tras su intervención, se mostró un vídeo de humor protagonizado por Kate McKinnon, con el que se recordaba las reglas fundamentales en caso de ganar la preciada estatuilla dorada: ser concisos, estar preparados y hablar desde el corazón.

Finalmente, los 163 nominados se reunieron para la tradicional foto de grupo. "Es un recuerdo para la historia. Sois gigantes del cine y servís de inspiración para las generaciones venideras", afirmó Isaacs. La 89 edición de los Oscar tendrá lugar el 26 de febrero en el Teatro Dolby, de Hollywood, y se emitirá en directo en más de 225 países y territorios.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0