Buscar

Wiggins, inesperado candidato tras la primera semana del Tour

12/07/2009 - 12:40

ST GIRONS, Francia (Reuters) - Habiendo perdido siete kilos en dos años, el especialista del velódromo Bradley Wiggins ha madurado como corredor en el Tour de Francia.

El británico, que mide 1,90m, pesa ahora 72 kilos. Su actual quinta plaza en la general tras ocho etapas disputadas tiene mucho sentido, dijo su manager en el Garmin-Slipstream Jonathan Vaughters.

"Tiene una gran cantidad de talento, una gran cantidad de fuerza", dijo Vaughters a Reuters el sábado antes del comienzo de la octava etapa, de 176,5 km entre Andorra y St. Girons.

"Brad podría ser definitivamente una gran sorpresa".

Wiggins, que ganó dos medallas de oro en la modalidad de persecución en los Juegos Olímpicos de Pekín, ha estado impresionante en las dos etapas de montaña, siguiendo a los favoritos para fijar su mirada en el gran final de París.

"Hoy en día es mucho más fácil de lo que pensaba", dijo a los periodistas después de hacer frente a las tres ascensiones del día.

Se encuentra a 46 segundos del maillot amarillo, el italiano Rinaldo Nocentini.

"No quiero entusiasmarme demasiado (con una victoria de etapa), quiero ir detrás de la clasificación general, lo más lejos que pueda"

Wiggins utilizó el Giro de Italia al principio de la temporada para probar su capacidad en la montaña en las etapas iniciales antes de retirarse de la ronda italiana.

"En el Giro, se retiró porque quería ganar la contrarreloj. Se probó a sí mismo", dijo Vaughters.

MÁS DELGADO DESDE EL GIRO

Wiggins, que ha perdido dos kilos desde el Giro, está seguro de que puede superar los Alpes sin problema en la tercera semana de carrera.

"La pregunta no es como está el motor, sino de que tamaño es el depósito", dijo Vaughters.

"Sólo tenemos que ver como se recupera día a día. Si puede pasar los Alpes, puede hacer la crono mejor que nadie en el mundo".

Con una contrarreloj individual tres días antes de llegar a los Campos Elíseos, Wiggins podría compensar algo de tiempo perdido.

Pero el penúltimo día de competición, el pelotón tendrá que afrontar la intimidante ascensión de 21,1 km a una media del 7,6 por ciento de desnivel del Mont Ventoux.

"El Mont Ventoux es un poco una incógnita", dijo Vaughters, que ganó dos etapas de la Dauphine Libere con final en la colina lunática en 1999 y 2000.

Con el americano Christian Vande Velde también como posible rival en la octava plaza, Garmin-Slipstream tiene dos ases en la manga y Wiggins espera beneficiarse de ello.

"Es aún muy pronto. Solo estoy preocupado por llegar a los Alpes en buena forma, estar cerca de Christian y ya se verá", dijo el británico.

"Estoy inspirado por el rendimiento de Chris del año pasado"; añadió, refiriéndose a la quinta plaza de Vande Velde en el Tour de 2008, después de que el americano hubiera empezado el Tour sin ser considerado entre los mejores.

Wiggins también cree que sus últimas actuaciones han planteado suspicacias.

"Se que la gente piensa que me he dopado, para ser honesto, sé como es el deporte", dijo.

"Chris ha demostrado el año pasado que se puede estar entre los diez mejores sin doparse", concluye.

Contenido patrocinado

Otras noticias