Buscar

Tibet: disparan gases lacrimógenos contra monjes en segundo día de protestas

AFP
12/03/2008 - 11:26

La policía china dispersó con gases lacrimógenos el martes en Lhassa, por segundo día consecutivo, una manifestación de cientos de monjes budistas, algunos de los cuales exigían la independencia de Tibet, afirmó el miércoles Radio Free Asia (Radio Asia Libre, RFA).

Unos 600 monjes marcharon el martes desde su monasterio hasta la sede de la policía para pedir la liberación de sus compañeros arrestados el lunes durante una manifestación organizada en ocasión del 49º aniversario de la partida forzada del Dalai Lama, el jefe espiritual de los budistas tibetanos, según esta emisora, cuya sede se encuentra en Estados Unidos.

Estas protestas se suman a las manifestaciones de tibetanos en India y Nepal, que han recordado el control de China sobre este territorio del Himalaya, cuando faltan cinco meses para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

En Lhassa, algunos manfistantes volvieron a gritar el martes consignas como "Liberen a nuestro pueblo" o "Queremos un Tibet independiente", indicó RFA.

Cuando llegaron a la sede de la policía, aproximadamente "2.000" policías les lanzaron gases lacrimógenos, según esta radio, que citó a testigos. La emisora no precisó si hubo arrestos.

Al ser interrogado por la AFP, un responsable de la Oficina de Seguridad Pública de Lhassa dijo ignorar la existencia de cualquier manifestación.

Según RFA, unos 300 monjes participaron en una manifestación el lunes, y unos 60 fueron arrestados.

Un portavoz de la cancillería china confirmó más tarde que la policía había reprimido la manifestación del lunes y que se habían realizado algunos arrestos, pero no reveló cuántos.

La agencia oficial China Nueva, que citó a un funcionario del gobierno tibetano, afirmó también que unos 300 monjes habían manifestado el lunes.

Las protestas coinciden con una marcha simbólica hacia Tibet de unos cien tibetanos exiliados en el norte de India, que el lunes recorrieron unos 20 km desde Dharamsala para manifestar contra "las violaciones de los derechos humanos" cometidas por China.

El Dalai Lama, de 72 años, denunció el lunes "violaciones enormes e inconcebibles de los derechos humanos" en Tibet, que van "hasta la negación de la libertad religiosa".

El líder tibetano, galardonado en 1989 con el Premio Nobel de la Paz, goza desde hace unos meses goza de un incremento del apoyo occidental.

Las manifestaciones recuerdan el 49ª aniversario de la represión de un levantamiento tibetano contra la ocupación de Tibet por el Ejército de Liberación Popular chino.

El aplastamiento de esa revuelta forzó la partida del Dalai Lama.

dma/frb/it/js

Contenido patrocinado

Otras noticias