Buscar

Destacamos
Muere Avicii a los 28 años, uno de los DJ más famosos del mundo

Boonen pide disculpas y Quick Step anuncia mantiene su contrato

Agencias
11/06/2008 - 14:17
Tom Boonen durante su comparecencia de prensa

El ciclista belga Tom Boonen pidió disculpas por su positivo de cocaína, en tanto que su equipo, el Quick Step, anunció que mantiene su contrato con el corredor para las tres próximas temporadas.

Boonen, quien dio positivo en un control efectuado fuera de competición el pasado 26 de mayo, leyó una breve declaración a los medios de comunicación en la que implícitamente reconoció los hechos.

"No soy perfecto", admitió el campeón del mundo en 2005 a los periodistas.

El ciclista belga, que planea tomarse ahora un periodo de descanso, pidió perdón a su familia y a sus hinchas y declaró que está dispuesto a aceptar las consecuencias de su comportamiento.

"Lo más fácil que se puede hacer cuando alguien hace algo mal es abandonarle, pero Tom ha significado mucho para el equipo los últimos años y esperamos que también lo hará los próximos tres años", declaró, por su parte, el director de Quick Step, Patrick Lefevre.

Boonen no recibirá una sanción deportiva, dado que el código mundial antidopaje no prohíbe el consumo de cocaína fuera de las competiciones, pero en la práctica sus acciones sí tendrán consecuencias para su carrera de ciclista.

La organización de la Vuelta a Suiza ya anunció que no quiere que el corredor belga participe en la ronda, y posiblemente la empresa organizadora del Tour de Francia, la ASO, hará lo mismo.

Lefevre destacó en la rueda de prensa que si Tom Boonen realmente quisiera participar a la Vuelta a Suiza "tiene el derecho de hacerlo", pero que lo mejor es mantener un perfil bajo para "no crear polémica".

Lefevre confirmó que el lunes se registró, con perros de la brigada antidroga, el domicilio de los padres de Boonen y el de su novia sin resultado.

La prensa belga se hace eco de que, en sus declaraciones a los investigadores, Boonen negó haber consumido cocaína y que culpó a alguien de haberle hecho una mala pasada.

En virtud de la legislación belga sobre estupefacientes, el corredor se arriesga a una multa de entre 10.000 y 100.000 euros y una pena de prisión de tres meses hasta cinco años por tenencia de sustancia ilegal, aunque la mayoría de los casos de consumo ocasional de cocaína no llegan a juicio.

Para su defensa, Boonen contrató a los dos abogados más famosos para casos de dopaje en Bélgica, Luc Deleu y Johnny Maeschalck, según el diario "De Standaard".


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0