Buscar

Feuz vuela en el interminable Lauberhorn y gana Wengen por delante de Svindal

EFE
13/01/2018 - 15:19
Más noticias sobre:

Madrid, 13 ene (EFE).- El suizo Beat Feuz, actual campeón del mundo de la prueba reina -el año pasado, en St.Moritz- volvió a ser profeta en su tierra y ganó este sábado en la estación helvética de Wengen el descenso del Lauberhorn, el más largo de la Copa del Mundo de esquí alpino, en el que relegó al segundo puesto al noruego Aksel Lund Svindal, que sigue líder de la disciplina.

Feuz, de 30 años, que ya había ganado el Lauberhorn en 2012, logró este sábado su octava victoria en Copa del Mundo, la quinta en un descenso, al cubrir la mítica pista suiza, de más de cuatro kilómetros -4.270 metros-, con salida a 2.315 metros de altura y un desnivel de 1.028, en dos minutos, 26 segundos y 50 centésimas, 18 menos que Svindal, que se mantuvo al frente de la clasificación de la disciplina.

Los austriacos Matthias Mayer -vigente campeón olímpico- y Hannes Reichelt fueron tercero y cuarto, mientras que el alemán Thomas Dressen concluyó quinto, por delante de otro austriaco, Vincent Kriechmayr, que el viernes había marcado el mejor tiempo en el recortado descenso de la combinada, antes de salirse de pista en el eslalon de la prueba mixta.

Feuz salió con el dorsal 1 y nadie mejoró su crono en la estación del Oberland bernés, donde se impuso en una de las pistas más bellas del circuito, presidida por los picos Eiger (3.970 metros), Mönch (4.099) y Jungfrau (4.158 metros), en una jornada soleada en la que Svindal mantuvo el liderato de la Copa del Mundo de descenso, que comanda ahora con 420 puntos.

Svindal, campeón olímpico, quíntuple campeón mundial y doble ganador de la gran Bola de Cristal (2007 y 2009), que ha subido al podio en los cinco descensos disputados esta temporada -con triunfos en Val Gardena (Italia) y en Vail/Beaver Creek (EEUU)- lidera la Copa de la disciplina con 58 puntos de ventaja sobre Feuz, que este curso había ganado el de Lake Louise (Canadá).

La séptima plaza del francés Maxence Muzaton -sorprendente segundo en la combinada de Wengen del año pasado-, que este curso aún no había puntuado, llamó de nuevo la atención en la citada estación suiza, en una prueba en la que el italiano Dominik Paris, que venía de ganar ante su afición el descenso de Bormio, concluyó octavo.

El noruego Kjetil Jansrud, que al igual que su compatriota Svindal posee medallas olímpicas de cada metal, fue noveno, justo por delante de Peter Fill. El mismo día en el que otra italiana, Federica Brignone, ganó el supergigante de Bad Kleinkirchheim (Austria) en la pista que lleva el nombre del mítico Franz Klammer -oro olímpico en su país, en los Juegos de Innsbruck'76; y natural de Carintia, región en la que está la citada estación-, cuyas 25 victorias en descensos de la Copa del Mundo no iguala nadie.

Fill, propietario de las dos últimas Bolas de Cristal de la disciplina y que el viernes ganó, por primera vez en su carrera, la Copa del Mundo de combinada, fue décimo en el Lauberhorn, el primero de los dos "súper-clásicos", que se completará el próximo sábado en la Streif de Kitzbühel (Austria), que albergará el descenso del Hahnenkamm, el más peligroso de todos.

El austriaco Marcel Hirscher, único séxtuple ganador de la Copa del Mundo de esquí alpino -tras anotarse de forma consecutiva las seis últimas-, que será de nuevo favorito en el eslalon que se disputará en Wengen, sigue al frente de la general, con 874 puntos. 154 más que el noruego Henrik Kristoffersen, que le discutirá el triunfo al astro salzburgués este domingo en la pista en la que ganó esa prueba la temporada pasada.

Contenido patrocinado

Otras noticias