Buscar

DESTACAMOS
Federer se impone a Seppi y se clasifica para la final del Open de Rotterdam

El padre de tres víctimas de Larry Nassar trata de agredirle en pleno juicio

  • Randall Margraves lo intenta tras pedir "cinco minutos a solas con él"
Más noticias sobre:

Randall Margraves, padre de tres víctimas de abusos del doctor Larry Nassar, ha tratado de agredir, sin éxito, al exmédico de la selección de gimnasia de EEUU en un juicio sobre una causa de abuso sexual diferente al que le trajo una condena de entre 40 y 175 años de prisión.

Tal y como informa The Guardian, durante la sesión celebrada en un juzgado de Michigan, Margraves pidió a la jueza encargada del caso, Janice Cunningham, cinco minutos a solas con Nassar en una habitación.

Cunningham ha respondido entonces a Margraves que, como él sabía, no podía acceder a dicha petición e incluso le ha recriminado que insultase durante la vista a Nassar. Margraves le ha pedido después sólo un minuto a solas y, tras una segunda negativa, se ha abalanzado sobre la mesa frente a la que estaba sentado el acusado con su defensa.

Los equipos de seguridad han logrado reducir a Margraves arrojándole al suelo y atándole las manos a la espalda, en un momento de tensión en el que el padre de las menores ha seguido cargando contra el médico, tal como muestran las imágenes difundidas por los medios norteamericanos.

La principal representante de la Fiscalía, Angela Povilaitis, visiblemente incómoda, se ha girado hacia las víctimas y sus familias y, si bien ha dicho entender la "frustración" de Margraves, ha instado a todos a mantener la calma. "Esto no ayuda a vuestras hijas", ha declarado.

La juez ha pedido perdón al reanudarse la sesión por los momentos de tensión vividos y, como Povilaitis, también ha apelado a la calma para que la justicia pudiese hacer su trabajo y responder a los "horribles" abusos cometidos por Nassar. "Si es difícil para mí hoy lo que vuestras hijas han dicho, no me quiero ni imaginar lo que supone para él", ha admitido, en alusión a Margraves.

Relatos del horror

Nassar, que ya cumplía una pena de 60 años de cárcel por pornografía infantil, fue sentenciado el 24 de enero a una pena de hasta 175 años durante un juicio en el que más de 150 de sus víctimas expusieron los abusos a los que les sometió quien en su día vigilaba la salud de las principales gimnastas del país.

La Fiscalía dijo al empezar ese juicio que 88 víctimas tomarían la palabra, pero a medida que fueron pasando testimonios, más mujeres decidieron dar un paso al frente para asegurarse de que Nassar pasaba el resto de su vida entre rejas. La tónica parece estar repitiéndose en este segundo proceso.

"Estaba segura de que no quería hacerlo, de que abriría viejas heridas a las que no quería enfrentarme", ha explicado Annie Labrie, de 23 años, poco después de comparecer ante la juez.

Su amiga Bailey Lorencen también ha expuesto dudas similares, ya que inicialmente se planteó solo presentar una declaración escrita y se decidió a hablar "tras ver a otras chicas". "Veía cómo se bajaban del estrado, con un peso menos sobre sus hombros", ha dicho.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
02-02-2018 / 18:06
mierdajusticia
Puntuación 5

Si fuera en españa, el asesino estaria libre y el padre en la carcel.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.