Buscar

La Comunidad de las Democracias crítica a Irán y pide la vuelta de Zelaya

EFE
12/07/2009 - 20:22

Lisboa, 12 jul (EFE).- La Conferencia ministerial de la Comunidad de las Democracias, que reunió hoy a medio centenar de naciones en Portugal, se pronunció en contra de los excesos del régimen iraní y pidió la restauración de la normalidad institucional en Honduras.

El encuentro de un día que reunió a cancilleres e intelectuales de los cinco continentes analizó el estado de la democracia en el mundo y se felicitó por sus avances, pero alertó de las amenazas que se ciernen sobre ella, como la pobreza, el terrorismo, la xenofobia y la falta de respeto a las libertades y los derechos humanos.

La iniciativa, lanzada por la entonces Administración estadounidense de Bill Clinton en 2000 en Polonia para promover la democracia en el mundo, celebró en Lisboa su conferencia bienal y pidió, en su declaración final, la reforma de la ONU para hacerla también más democrática.

El texto de conclusiones defendió un refuerzo de la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo, pero "respetando siempre las leyes, los derechos humanos y los refugiados".

Ante la amenaza que el terrorismo representa para los gobiernos y los valores democráticos, la conferencia puso de relieve la contribución de iniciativas a favor del diálogo intercultural como la Alianza de Civilizaciones, que promovieron España y Turquía.

En la reunión participaron, entre otros, el subsecretario de Estado de EEUU, James Steinberg, y los responsables de Exteriores de Brasil, Celso Amorim; España, Miguel Ángel Moratinos; India, Shasi Tharoor; Marruecos, Taib Fassi-Fihri, y Portugal, Luis Amado.

Otros muchos países como Polonia, Angola, Corea, Mali y Cabo Verde enviaron ministros a Lisboa, mientras que México, Perú, Chile, Paraguay, El Salvador e Italia, entre otras naciones, estuvieron representadas por viceministros.

Además del documento final en el que advierte de que la crisis económica no debe perjudicar los avances de la democracia en el mundo, la conferencia emitió dos resoluciones particulares a favor de la restauración del orden constitucional en Honduras y contra el uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad de Irán.

La Comunidad de las Democracias instó a Teherán a respetar los derechos ciudadanos y revisar los últimos resultados electorales y manifestó, además, el "apoyo al pueblo iraní en sus protestas pacíficas".

El documento señaló la importancia de "la reforma de las Naciones Unidas, incluida la transformación del Consejo de Seguridad", e indicó que la modernización de las instituciones internacionales "puede ayudar en el avance de los gobiernos democráticos en todo el globo".

En el marco de su décimo aniversario, cuya celebración se llevará a cabo en Polonia en 2010, la CD pasó el testigo de la Presidencia rotatoria, que desempeñaba Portugal, a Lituania y reafirmó su vocación de "promover la gobernación democrática global".

La declaración de Lisboa abogó por la implicación de los ciudadanos en los procesos políticos, que estos sean transparentes y que se defienda la igualdad de géneros y el acceso a los derechos y servicios básicos.

En su intervención en la conferencia, el subsecretario de Estado de EEUU expresó su confianza en que la acción de los organismos internacionales restablezca la democracia en Honduras y sea efectiva ante otros procesos en África y Asia.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, resaltó la "interdependencia" de la democracia con el respeto de las libertades y derechos fundamentales y, en declaraciones a los periodistas, señaló que "la democracia no se impone, sino que son los propios protagonistas, en los distintos países, quienes tienen que liderar los cambios".

La Conferencia distinguió al ex presidente sudafricano Nelson Mandela por su labor en pro de la libertad y le otorgó el premio que lleva el nombre de Bronislaw Geremek, político polaco fallecido el año pasado que participó en la fundación del sindicato Solidaridad y en la transición desde el régimen comunista.

El galardón lo recogió el viceministro de Exteriores de Sudáfrica, Ebrahim Ismail Ebrahim.

Otras noticias

Contenido patrocinado