Buscar

Senadores de la oposición en Brasil proponen un voto de censura a Lula

EFE
16/07/2009 - 21:04

Brasilia, 16 jul (EFE).- Un grupo de senadores de la oposición en Brasil presentó hoy ante la cámara alta una propuesta de voto de censura al presidente Luiz Inácio Lula da Silva por la mención supuestamente despectiva con la que dicen haber sido tratados por el jefe de Estado.

La moción de censura al gobernante es una iniciativa de Cristovam Buarque, un ex correligionario de Lula que llegó a ser su ministro de Educación, y contaba con el respaldo de 11 de los 81 senadores en el momento en que fue presentada a la mesa directiva de la cámara alta.

La petición tendrá que ser votada inicialmente por los miembros de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado y, en caso de que sea aprobada, pasará a consideración del pleno del órgano legislativo, pero Lula tiene un apoyo relativamente mayoritario en ambas instancias.

El mandatario provocó el miércoles la ira de varios senadores, incluso algunos oficialistas, por unas declaraciones en las que tildó a los legisladores de la oposición de "buenos pizzaiolos" (quien prepara la pizza en italiano).

Se trata de una referencia a un refrán muy popular en el país, según el cual todos los escándalos en Brasil terminan en "pizza", es decir, en una mezcla de cosas que finalmente no conducen a ningún lugar y que terminan siendo olvidadas.

Lula dio a entender que tal puede ser el resultado de una comisión creada por iniciativa de los partidos de la oposición para investigar denuncias de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

"La declaración fue una ofensa al Congreso Nacional. El presidente se dirigió de forma despectiva a los senadores", afirmó Buarque, al justificar su petición de voto de censura.

"El presidente no tiene derecho a hacer eso. El Legislativo es un poder equivalente al Ejecutivo y merece respeto. No podemos aceptar esa falta de respeto", agregó.

De acuerdo con el legislador, con tal tipo de comparaciones, Lula "intenta la total desmoralización del Senado, y menosprecia y disminuye la actuación de todos los parlamentarios, además de incitar a la opinión pública contra los senadores".

El segundo vocero del Gobierno en el Congreso, senador Gim Argello, intentó evitar un agravamiento de la situación y ofreció públicamente disculpas en nombre del Ejecutivo.

"Si alguien se sintió ofendido, en mi calidad de segundo vocero del Gobierno, pido disculpas por anticipación", afirmó.

"El problema es que el presidente habla en lenguaje coloquial, pero él no tuvo ninguna intención de ofender a los senadores. Es una exageración ese voto de censura", añadió.

Las declaraciones de Lula agravaron aún más la crisis que vive el Congreso en los últimos meses por seguidos escándalos de corrupción.

Las denuncias de corrupción contra parlamentarios tienen paralizado desde hace seis meses al Senado y contra las cuerdas al presidente del Congreso, el ex gobernante brasileño José Sarney, cuya renuncia es exigida por varios legisladores.

Sarney ha conseguido mantenerse en el cargo gracias al apoyo que ha recibido de Lula, de quien es un importante aliado.


Otras noticias

Contenido patrocinado