Buscar

Cataluña inicia el año electoral pendiente del Constitucional y con un nuevo calendario escolar

EFE
1/01/2010 - 10:52

Barcelona, 1 ene (EFE).- El nuevo 2010 se inicia en Cataluña con una intensa agenda política, pues al próximo fallo del Tribunal Constitucional a los recursos del Estatut se añade la celebración de las elecciones autonómicas, en un año en que se aplicará el nuevo calendario escolar y culminará el "apagón analógico" televisivo.

Más allá de los acontecimientos políticos y sociales que traerá el nuevo año, una vez más la evolución de la crisis económica será el gran referente y la mayor preocupación de los ciudadanos, que notarán la subida del IVA a partir de julio y el incremento de las retenciones de las rentas del ahorro.

Por contra, la rebaja del impuesto de Sucesiones en Cataluña a partir de hoy permitirá que un 83% de los catalanes queden exentos de pagar este tributo, si bien la cifra aumentará hasta el 94% al terminar de aplicarse la reforma, ya en 2011. La merma de recursos públicos se compensará con el nuevo sistema de financiación.

La sentencia del Tribunal Constitucional a los recursos del Estatut, presentados en 2006, se espera para principios de año, incluso en este mismo mes de enero, aunque cualquier previsión puede quedar desfasada ante las profundas diferencias que dividen a los magistrados.

Sea cual sea la resolución del TC, parece claro que tendrá importantes consecuencias políticas, y no sólo en Cataluña, si bien el alcance de su repercusión es difícil de prever. El presidente catalán, José Montilla, sólo ha avanzado que convocará una cumbre de líderes catalanes si considera excesivo el recorte del Estatut.

Los catalanes tendrán la oportunidad de expresar su postura política sobre ésta y otras cuestiones en las elecciones autonómicas de otoño, que previsiblemente se celebrarán en octubre, y cuyos resultados marcarán el futuro de muchos de los actuales líderes de los partidos.

Así, los comicios mostrarán hasta qué punto la crisis puede afectar a los socios del tripartito (PSC, ERC e ICV), el destino de un Artur Mas que se presenta por tercera vez al frente de CiU, los apoyos que reciben los populares en Cataluña, comunidad clave para su retorno a la Moncloa, o la pugna entre Ciutadans y UPyD por un espacio electoral similar.

Dentro de la presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010, Barcelona acogerá el 7 de junio la II cumbre de la Unión por el Mediterráneo con la idea de revitalizar el diálogo y la cooperación entre los países de ambas orillas.

En el ámbito de las infraestructuras, el año empieza con el cambio de titularidad en el servicio ferroviario de Cercanías de Barcelona, que pasa del Estado a la Generalitat, un traspaso previsto en el marco del nuevo Estatut.

El servicio seguirá corriendo a cargo de Renfe durante 2010, ya que tiene contrato vigente, pero a partir de 2011 la Generalitat podría adjudicarlo a otra compañía, en función de su satisfacción con la operadora.

En este año deberán empezar las obras de la estación intermodal de la Sagrera, el futuro gran centro ferroviario de Barcelona, tras haberse licitado a finales de 2009 por más de 677 millones de euros, y se decidirá el nuevo modelo de gestión del aeropuerto de El Prat, en el que la Generalitat aspira a tener el control.

Uno de las grandes cambios que trae el año será sin duda el nuevo calendario escolar, por el que los alumnos empezarán las clases el 7 de septiembre, una semana antes de lo estipulado hasta ahora.

Sin embargo, la mayor novedad del calendario no llegará hasta febrero de 2011, cuando los escolares dispongan de una semana de vacaciones en febrero, en compensación por el adelanto del curso.

En un año en el que desaparecerá la publicidad de TVE, el 4 de abril llegará el llamado "apagón analógico" televisivo y ya sólo se emitirá por el sistema de Televisión Digital Terrestre (TDT), aunque en Cataluña únicamente la mitad de las televisiones locales a las que el Govern otorgó licencias estarán en condiciones de emitir.

2010 será además clave en el ámbito de los festejos populares en Cataluña, pues el 4 de enero entra en vigor una directiva de la UE que hace más restrictivo el uso de materiales pirotécnicos, especialmente a los menores, y que puede afectar a los tradicionales "correfocs" y a la Patum de Berga, aunque el gobierno español ha suavizado el texto comunitario.

También será un año decisivo en la continuidad de las corridas de toros en la comunidad catalana, pues el Parlament deberá decidir si aprueba o desestima una Iniciativa Legislativa Popular que propone su abolición, después de haber superado en 2009 una votación que dio luz verde a su tramitación por un estrecho margen.

En el ámbito cultural, la nueva dirección del Palau de la Música tratará de devolver una cierta normalidad a la institución tras el "caso Millet", cuya investigación, no obstante, continuará en los juzgados, mientras Badalona será la Capital de la Cultura Catalana.

En este año se anuncia un veto definitivo al tabaco en los establecimientos públicos cerrados, una normativa que afectará incluso a los salones de bodas, donde el regalo de puros es casi una obligación del rito nupcial.

Contenido patrocinado

Otras noticias