Buscar

El Gobierno de Morales dice que no quiere convertirse en "esclavo" de EE.UU.

EFE
4/01/2010 - 19:16

La Paz, 4 ene (EFE).- El Gobierno de Evo Morales afirmó hoy que Bolivia aspira a desarrollar relaciones con "la potencia y el mercado más importante del mundo", al referirse a Estados Unidos, pero no a cambio de convertirse en "esclavos".

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, planteó esa posición en una entrevista con la emisora de radio Erbol, en la que también sostuvo que en el pasado su país fue el "más subordinado" de América Latina al Gobierno estadounidense.

"No queremos mercado a cambio de que nos digan quién debe ser el ministro, no queremos preferencias arancelarias a cambio de que nos digan cuál debe ser nuestra política económica, porque seríamos esclavos, seríamos otra vez una colonia, un Gobierno servil", dijo.

García Linera apuntó que están en marcha "mesas de trabajo" para tratar de alcanzar un acuerdo para mejorar las relaciones.

No obstante, indicó: "Los chantajes y las presiones para que no seamos radicales, no tengamos ciertos amigos, no vayamos por un camino de soberanía, siguen" en el Gobierno de Washington.

A su juicio, en la actual Administración de Barack Obama, al igual que en la de su antecesor George W. Bush, hay "un afianzamiento de una política más guerrerista" que no permite mejorar las relaciones.

"Cuando aprenda a reconocer que el mundo es una comunidad de Estados soberanos, que asumen la interdependencia de manera voluntaria, tendremos excelentes relaciones con EE.UU.", agregó García Linera.

Los vínculos entre los Gobiernos de La Paz y de Washington han quedado prácticamente congelados desde septiembre de 2008 cuando se produjo la expulsión mutua de embajadores, en un momento en que Bolivia vivía una ola de protestas opositoras contra el Gobierno.

García Linera dijo que el antiguo embajador de EE.UU. en La Paz Philip Goldberg fue "parte del comando que articuló a prefectos (gobernadores) y cívicos golpistas" en esas protestas opositoras que, en su criterio, buscaban derrocar al presidente Evo Morales.

La tensión entre ambos países también ha tenido consecuencias en el ámbito comercial pues el Gobierno de Obama mantuvo la decisión de su antecesor, George W. Bush, de suspender a Bolivia de los beneficios del programa de preferencias arancelarias andinas (ATPDEA).

El argumento de Washington fue que Bolivia no ayudaba lo suficiente en la lucha contra el narcotráfico, después de que Morales expulsara de Bolivia también a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), a la que acusó de estar implicada en actos subversivos.

Contenido patrocinado

Otras noticias