Buscar

El presidente de Eurolat ve intolerable que Cuba impida entrar al eurodiputado Yáñez

EFE
4/01/2010 - 22:14

Bruselas, 4 ene (EFE).- El eurodiputado conservador español José Ignacio Salafranca, copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (Eurolat), expresó hoy su solidaridad con el europarlamentario socialista Luis Yáñez, a quien Cuba denegó la entrada en su territorio, hecho que tachó de "intolerable".

"Es intolerable que el régimen cubano no deje entrar a un eurodiputado", indicó Salafranca en su calidad de presidente de Eurolat, en una declaración a preguntas de Efe.

Yáñez viajó el domingo pasado a Cuba con visado de turista acompañado de su mujer, la diputada socialista Carmen Hermosín, a quien sí dieron permiso para entrar en la isla, pero las autoridades cubanas le obligaron a regresar a Madrid sin dar "ninguna explicación", informaron a Efe fuentes del PSOE.

Este acontecimiento ha provocado que el Ministerio español de Asuntos Exteriores haya convocado para este martes al embajador de Cuba en España, Alejando González, a fin de pedirle explicaciones.

Por otra parte, como portavoz del Grupo Popular Europeo en la Comisión de Exteriores de la Eurocámara, Salafranca destacó que este acontecimiento "es una prueba más" de que el Gobierno español "debería volverse a pensar" sus intenciones de modificar la "posición común" de la Unión Europea (UE) hacia La Habana.

España se ha marcado como objetivo durante su presidencia de la UE este semestre dejar atrás la "posición común" europea en favor de un nuevo marco de cooperación bilateral con la isla, modificando el lenguaje y la redacción del documento, sin dejar de reclamar mejoras en la situación de los derechos humanos en Cuba.

Impulsada en 1996 por el ex presidente del Gobierno español José María Aznar, la "posición común" condicionaba la normalización de relaciones con Cuba a los avances que debía dar el régimen comunista hacia la democracia, la liberación de todos los presos políticos y la mejora de los derechos humanos.

Para modificar ese texto, España deberá convencer a sus socios europeos más reticentes (como Suecia o la República Checa), que esperan a que La Habana haga más avances en el ámbito de la democratización, ya que cualquier cambio ha de ser aprobado por unanimidad en el Consejo de Ministros de la UE.

Otras noticias

Contenido patrocinado