Buscar

El secretario general de la ONU reclama un cambio de estrategia en Afganistán

EFE
4/01/2010 - 22:30

Naciones Unidas, 4 ene (EFE).-El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reclamó hoy un cambio de estrategia en Afganistán durante los próximos meses que permita mejorar la grave situación de seguridad y reformar las criticadas instituciones del país.

En un informe remitido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el máximo responsable de la ONU asegura que las polémicas elecciones presidenciales del pasado agosto "son un retrato de lo que no se ha logrado en Afganistán" ocho años después de la invasión estadounidense que derrocó el régimen talibán.

"Si no se corrigen las tendencias negativas, se corre el riesgo de que el deterioro generalizado de la situación se vuelva irreversible, lo que no se puede permitir", asegura Ban en el documento remitido a los quince miembros del principal órgano ejecutivo de las Naciones Unidas.

Asimismo, considera necesario "un cambio de mentalidad" en el Gobierno afgano y en la comunidad internacional para aunar esfuerzos y prestar una mayor atención a los asuntos prioritarios, como el desarrollo.

"Mi firme llamamiento al Gobierno de Afganistán y a la comunidad internacional es, por lo tanto, para que aprovechen los próximos meses para centrarse de una manera coordinada en las prioridades acordadas, para así evitar despilfarros de recursos y conseguir resultados", apunta.

En su informe, Ban también aboga por crear una estructura bajo el paraguas de la ONU que coordine los esfuerzos internacionales y sugiere que la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), bajo el mando de la OTAN, nombre a un representante civil para asuntos políticos y de desarrollo.

Esa estructura de coordinación internacional debe mantener, en su opinión, vínculos con el Gobierno afgano para preparar una futura transferencia de responsabilidades a las autoridades locales.

Para ello, Kabul debe comprometerse a poner en marcha la reforma de sus instituciones, así como a definir prioridades en el ámbito de la seguridad y el desarrollo.

El secretario general reconoce en su informe que las elecciones presidenciales del pasado agosto, de las que salió reelegido Hamid Karzai y manchadas por denuncias de fraude, han absorbido una gran cantidad de "energía política" y contribuido al "ambiente pesimista" que se respira en Kabul.

"Nos encontramos en una situación crucial, y no podemos seguir igual si queremos triunfar en Afganistán", señala.

La polémica electoral "socavó la confianza en el liderazgo afgano y afectó al apoyo internacional que recibe Afganistán", aunque al final "se ofreció una solución aceptable para el pueblo afgano y que respetó las leyes e instituciones afganas".

Las sospechas de fraude llevaron a la convocatoria de una segunda vuelta, que no se celebró por la retirada del candidato que se oponía al presidente afgano, Hamid Karzai.

De todo modos, Ban resalta en su informe que es "incorrecto" considerar como un fracaso la reconstrucción institucional de Afganistán a causa de las polémicas elecciones, y asegura que no "es una razón para abandonar lo que se ha conseguido".

El enviado especial de la ONU para Afganistán, Kai Eide, tiene previsto comparecer esta semana ante el Consejo de Seguridad para informar sobre la labor de la misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) y analizar la complicada situación en el país, dijo hoy un portavoz del organismo.

Contenido patrocinado

Otras noticias