Buscar

EE.UU. halla presuntos nexos del nigeriano con extremistas cuando estaba en el avión

EFE
7/01/2010 - 18:42

Washington, 7 ene (EFE).- EE.UU. detectó presuntos vínculos con extremistas del nigeriano acusado de intentar detonar un explosivo en un avión de pasajeros el día de Navidad cuando éste estaba ya a bordo de la aeronave y planeaba interrogarlo cuando el vuelo aterrizara en Detroit, según el diario Los Angeles Times.

Umar Farouk Abdulmutallab, un joven nigeriano de 23 años, intentó detonar sin éxito los explosivos que llevaba adheridos a su ropa interior cuando el avión en el que viajaba, procedente de Amsterdam, se disponía a aterrizar en la ciudad de Detroit (Michigan, EE.UU.).

La información a la que tuvo acceso el rotativo californiano muestra que los funcionarios de seguridad fronteriza descubrieron los vínculos de Abdulmutallab con organizaciones terroristas en una base de datos, pese a los fallos de inteligencia criticados por el presidente estadounidense, Barack Obama.

El mandatario de EE.UU. dará a conocer hoy los resultados del informe que encargó para descubrir los fallos del sistema y humanos que hicieron posible que Abdulmutallab abordara un avión estadounidense con explosivos sin que nadie se diera cuenta.

"La gente en Detroit estaba preparada para realizar una inspección secundaria", dijo un alto funcionario a LA Times.

"Se había tomado la decisión. La (base de datos) había hecho eco de la preocupación del Departamento de Estado sobre este tipo, (...) de que este tipo podía haber estado involucrado con elementos extremistas en Yemen", añadió el citado funcionario.

Varios altos funcionarios consultados por el diario mencionaron que si esa información de inteligencia se hubiera detectado antes, podría haber conducido al interrogatorio e inspección de Abdulmutallab en el aeropuerto de Amsterdam, antes de que abordara el avión.

"Podrían haber tomado la decisión de impedirle subirse al avión", señaló el citado funcionario.

Pero otro funcionario dijo al periódico californiano que la información no se hubiera traducido en un escrutinio adicional antes de la partida del nigeriano.

El nombre de Abdulmutallab estaba en una base de datos con medio millón de nombres de sospechosos de terrorismo, pero no en una lista más restrictiva que le hubiera impedido volar, por lo tanto EE.UU. lo hubiera interrogado sólo a su llegada.

"El público no se da cuenta de a cuanta gente se le permite viajar a través de EE.UU. que está vinculada o se cruza con malhechores, o supuestos malhechores", dijo un funcionario de seguridad nacional al periódico.

El funcionario añadió que "si no se les considera peligrosos tiene sentido, desde el punto de vista de la inteligencia" el dejar que se desplacen para ver con quién se reúnen y recabar así información adicional.

Obama dijo el martes que la comunidad de inteligencia tenía suficiente información para haber detectado y "potencialmente" desarticulado el atentado fallido y criticó que los responsables de seguridad fracasaran a la hora de conectar todos los datos.

"Está cada vez más claro que la información de inteligencia no fue debidamente analizada o calibrada. Eso no es aceptable y no lo toleraré", dijo el presidente.

Obama encargó, tras el incidente, dos revisiones paralelas, cuyos resultados se darán a conocer hoy.

La primera, de la que se ha encargado la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, evalúa los sistemas de detección en los aeropuertos y los cambios necesarios para una mayor efectividad.

La segunda, capitaneada por el asesor de Obama en temas contraterroristas, John Brennan, trata de determinar cómo pueden funcionar mejor las listas de vigilancia terrorista.

La Casa Blanca anunció el lunes que ha ampliado la lista de sospechosos de terrorismo a los que se prohíbe volar.


Contenido patrocinado

Otras noticias