Buscar

Tripartito y CiU cierran filas con Montilla mientras Guerra y PP le critican

EFE
7/01/2010 - 20:04

Barcelona, 7 ene (EFE).- Los partidos políticos catalanes defensores del nuevo Estatut han cerrado hoy filas con el presidente catalán, José Montilla, por la carta que éste remitió a 201 entidades para recabar su apoyo ante el Tribunal Constitucional, una estrategia criticada tanto por el PP como por Alfonso Guerra (PSOE).

Ante la sensación de que la sentencia del TC sobre el Estatuto catalán es ya inminente, Montilla envió una carta a instituciones y asociaciones en agradecimiento a su apoyo al editorial pro Estatut y para pedir su respaldo a la respuesta unitaria que quiere liderar en caso de que el TC recorte el texto catalán.

Tras abstenerse ayer de valorar la carta, CiU se ha pronunciado hoy a favor de la iniciativa de Montilla, que considera "positiva".

"Aunque sea tarde, Montilla se ha levantado el 2010 con el pie bueno", ha celebrado el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, si bien le ha emplazado a extender la unidad catalana también a la política.

Para Pujol, es igualmente "importante y necesaria una acción unitaria del máximo número de fuerzas políticas que defienden el Estatut".

Para tejer esta unidad catalana no sólo a nivel de sociedad civil sino también entre las formaciones políticas pro Estatut, Oriol Pujol ha vuelto a reclamar a Montilla que convoque ya una cumbre de líderes para preparar una respuesta conjunta contundente.

También el presidente parlamentario de ICV-EUiA, Jaume Bosch, ha avalado la carta de Montilla, con la que ha dicho sentirse "cómodo", y ha propuesto extender la unidad lo máximo posible en el campo de los partidos, exceptuando al PP, al que "se tiene que aislar de la vida política catalana", una actitud que la líder del PP en Cataluña, Alícia Sánchez-Camacho, ve "antidemocrática".

El secretario de organización del PSC, José Zaragoza, ha cargado asimismo contra el PP, al que responsabiliza de un posible recorte del autogobierno catalán y con el que descarta futuros acuerdos de gobierno en Cataluña como en el País Vasco.

El contrapunto a la postura de los socialistas catalanes lo ha puesto el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, el socialista Alfonso Guerra, que ha criticado a los responsables políticos y a representantes civiles catalanes por "especular" con la sentencia antes de que sea definitiva y ha afirmado que "deberían hacérselo mirar".

Guerra, con el que el PSC ya mantuvo un tira y afloja durante la tramitación del Estatut en el Congreso en 2006, ha censurado que con estas "elucubraciones planetarias" se haya producido en Cataluña "un torneo sobre una sentencia que no existe", y ha dicho no comprender la carta de Montilla.

Desde el PP, la reacción a la iniciativa de Montilla ha sido también en sentido negativo y, así, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, le ha advertido de que debería defender la Constitución española antes que el Estatut.

En la misma línea, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha atribuido a Montilla el "gravísimo error" de "no defender" las instituciones del Estado del que forma parte y su independencia, en alusión al TC.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, por su parte, ha enmarcado en una "estrategia electoralista" la carta de Montilla.

También la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha referido al tema: ha dicho esperar que en 2010 su partido tenga "un excelente resultado en Cataluña" y que se deje de "especular cuanto antes" sobre la constitucionalidad del Estatut.

Por su parte, la líder de UPyD, Rosa Díez, ha acusado al presidente de la Generalitat de actuar como "un vulgar okupa" o un "batasuno al uso" por recabar el apoyo de 201 entidades catalanas ante un eventual recorte del Estatut por parte del TC.

Asimismo, el presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, se ha dirigido hoy por carta a las 201 entidades a las que Montilla pidió apoyo ante una posible sentencia contraria al Estatut y les ha reclamado que aseguren su "autonomía" ante un Govern que quiere "enterrar la pluralidad".

Contenido patrocinado

Otras noticias