Buscar

Los Bomberos del incendio de Horta niegan relajación y descoordinación

EFE
23/02/2010 - 18:02

Barcelona, 23 feb (EFE).- Los mandos de los Bomberos que participaron en la extinción del incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona) han negado hoy que hubiera relajación o descoordinación "antes, durante y después" de la trágica muerte de cinco de sus compañeros y han insistido en sus críticas a los políticos.

Durante su intervención ante la Comisión de Investigación del Parlament, los mandos que han intervenido hoy se han mostrado dolidos porque se insinúe que se relajaron o no trabajaron de forma coordinada, e incluso han dudado de la utilidad de la Comisión, porque ven un "muro" entre ellos y los políticos.

Uno de los más vehementes ha sido el jefe de los Bomberos de Tarragona, Agustí Gatell, que ha mostrado su recelo sobre los políticos y sobre la Comisión de Investigación y ha contrapuesto su papel con "el rigor, la prudencia y la discreción" con el que ha actuado la juez de Gandesa (Tarragona) que instruye el caso.

Por su parte, Sebastià Massagué, el jefe de los Grupos Operativos Especiales, ha defendido la profesionalidad de los Bomberos de la Generalitat, de los que ha destacado que son un referente en Europa.

Con la voz entrecortada por la emoción, Massagué ha subrayado que en el dispositivo de Horta no hubo descoordinación o relajación "ni antes, ni durante, ni después" del mortal desenlace.

"Se lo repito bien alto para que les quede claro a todos los grupos: no hubo relajación", ha insistido, tras recordar que la noche del 21 de julio siguieron combatiendo el fuego mientras hacían guardia junto al cadáver de sus compañeros fallecidos.

En la línea del informe oficial de los Bomberos, Massagué ha señalado que "lo que hubo fue una serie de rebrotes imprevistos, no esperados, que desencadenaron un terrible accidente".

Massagué también ha afirmado que tuvo el apoyo de los responsables políticos, pero que, en cualquier caso, el responsable de definir la estrategia y aplicar la táctica son los técnicos, y precisamente así se hizo en Horta.

Al ser preguntado por el papel del secretario general de Interior, Joan Boada, o la directora general de Emergencias, Olga Lanau, ha precisado que no recibió órdenes directas suyas en materia operativa, aunque les tuvo informados en todo momento y colaboraron en la vertiente política -para atender a alcaldes- y en facilitar los ámbitos de avituallamiento.

Massagué, que es subinspector del cuerpo, fue informado por "graf 0" del recrudecimiento de la situación a primera hora de la tarde del 21 de julio, cuando estaba comiendo junto con el subdirector operativo y con un responsable médico, por lo que rápidamente se dirigió hacia la central de emergencias, en Cerdanyola (Barcelona), desde donde se desplazó hasta Horta.

Cuando llegó, hacia las 18.15 horas, asumió el mando del Centro de Mando Avanzado (CCA), que hasta entonces había recaído en el jefe de guardia -'delta 0'-, ya que así se había decidido por la mañana, cuando el fuego había entrado en fase de extinción.

Precisamente, fue Massagué quien le comunicó a 'Delta 0', una vez que ya había sido designado responsable del operativo, que había cinco bomberos fallecidos. "Él ya sabía que había habido maniobras de salvamento y rescate, pero yo le precisé que había cinco muertos", ha aclarado.

Massegué ostentó el máximo mando hasta que, poco después, llegó el jefe regional de Emergencias en Tarragona, Agustí Gatell, que pasó a comandar el operativo. Gatell ha defendido la labor de los Bomberos y ha desvelado que durante toda la mañana del día 21 el alcalde de Horta no se puso en contacto en ningún momento con el centro de mando para saber cómo se desarrollaba el operativo.

Por su parte, el bombero Enric Ramírez, que se encargó de dirigir el combate contra el fuego en el sector izquierdo, al actuar como "eco 0", se ha quejado amargamente de que exista un "muro" entre lo que explican los bomberos y lo que preguntan de forma reiterada los políticos en la comisión. "Venimos uno detrás de otro a decirles lo mismo y no nos entienden", ha denunciado.

El portavoz de ICV-EUiA, Jaume Bosch, ha recogido el guante lanzado por Ramírez, ha admitido que quien tiene un problema son los políticos y no los bomberos y ha criticado que se haya citado a declarar a 25 agentes. "Nunca más una comisión de estas características", ha señalado, tras recordar que la Comisión fue creada por un acuerdo entre CiU, PP y C's.

En su intervención, Ramírez ha admitido que, como en la mayoría de incendios, hubo problemas de comunicación por falta de cobertura, aunque ha aclarado que no interfirieron en su trabajo y que siempre que quiso ponerse en contacto con "delta 0" éste le respondió.

Asimismo, ha insistido que no hubo relajación por parte de los mandos o de los agentes, al tiempo que se ha quejado de que ya hace muchos años que le piden a los políticos que potencien la gestión del bosque, como medida preventiva, "y nunca hacen nada".

Por su parte, Juan José Muria -que dirigió el operativo del flanco derecho como 'eco 00'-, ha vencido finalmente su "miedo" a los políticos, expresado al inicio de su intervención, y ha asegurado que los bomberos actuaron correctamente, si bien ha defendido que se haga autocrítica a nivel interno para consensuar propuestas técnicas que les permitan mejorar.

Otras noticias

Contenido patrocinado