Buscar

EE.UU. mantiene sus planes sobre las sanciones a Irán, pese al "paso positivo"

EFE
17/05/2010 - 22:04

Washington, 17 may (EFE).- El acuerdo entre Irán, Brasil y Turquía para refinar uranio iraní en instalaciones turcas representa un "paso positivo", pero persisten "graves preocupaciones" sobre las actividades nucleares de Irán, por lo que EE.UU. mantiene sus planes sobre sanciones.

Así lo aseguró hoy el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, quien en su rueda de prensa diaria declaró que el acuerdo "no cambia los pasos" que EE.UU. ha "adoptado para que Irán respete sus compromisos y eso incluye sanciones".

Previamente, en un comunicado, Gibbs había expresado el profundo escepticismo en Washington acerca del acuerdo suscrito en Teherán entre el Gobierno iraní, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

Transferir al exterior el uranio pobremente enriquecido "representaría un paso positivo", indicó Gibbs, pero Irán "ha puntualizado hoy que continuará su enriquecimiento (del material radiactivo) al 20 por ciento, lo que es una violación directa de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU".

La declaración suscrita en Teherán, agrega el portavoz, es "vaga" acerca de la voluntad de Irán de reunirse con el Grupo de los Seis, los países que negocian con Teherán sobre ese programa nuclear, como se acordó en la última ronda de conversaciones, en octubre pasado.

"EE.UU. y la comunidad internacional continúan albergando serias preocupaciones" sobre las actividades nucleares iraníes, sostiene la Casa Blanca.

Por tanto, agrega Gibbs, EE.UU. colaborará con sus socios internacionales para "dejar claro al Gobierno iraní que tiene que demostrar mediante hechos, y no meras palabras, su voluntad de respetar sus obligaciones internacionales" pues de lo contrario "encarará consecuencias, incluidas sanciones".

Entre otras cosas, puntualiza, Irán debe dar los pasos necesarios para convencer a la comunidad internacional de que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

Para ello, debe cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y cooperar "por completo" con el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA).

El Gobierno de EE.UU., asegura el portavoz, sigue comprometido con una solución diplomática al problema. "Consultaremos muy de cerca con nuestros socios acerca de estos acontecimientos", añadió Gibbs.

Washington aspira a conseguir una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que imponga sanciones a Irán para antes de que concluya junio, una meta que Gibbs aseguró que se encuentran "en camino" de cumplir.

Pero la declaración suscrita hoy en Teherán puede representar un traspiés en los planes estadounidenses.

Brasil y Turquía, miembros de turno del Consejo de Seguridad, no apoyan la imposición de sanciones. China y Rusia, miembros permanentes, parecen inclinarse hacia la posición de EE.UU. aunque con muy poco entusiasmo.

De acuerdo con la declaración leída hoy por el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, Irán aceptó la idea de enviar a Turquía su uranio al 3,5 por ciento, a cambio de recibir en el plazo de un año 120 kilogramos de uranio enriquecido al 20 por ciento.

En esta línea, Irán remitirá a lo largo de la presente semana una carta al OIEA con los detalles de la nueva oferta.

En caso de que sea aceptada, el régimen iraní se compromete a enviar en un mes 1.200 kilogramos de uranio al 3,5 por ciento a Turquía, donde quedarán bajo custodia del país anfitrión, de Irán y del propio OIEA.

Un año después de la entrega, Teherán deberá recibir el combustible nuclear que necesita procedente de los países productores, Francia y Rusia.

De lo contrario, Ankara devolverá a Irán el uranio depositado en su territorio.

Otras noticias

Contenido patrocinado