Buscar

Chávez abrió la puerta al fin de crisis en América Latina con llamado a paz

AFP
8/03/2008 - 1:46

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dio el primer paso para poner fin a la crisis diplomática que involucró a su país, Colombia, Ecuador y Nicaragua, al plantear a la cumbre del Grupo de Río que esta debía frenarse antes de que ocurriera una "vorágine".

"Paremos esto", dijo Chávez, tras un encendido altercado entre el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, y Rafael Correa, de Ecuador.

"Es tiempo de reflexiones y acciones, estamos a tiempo de detener una vorágine de la cual pudiéramos arrepentirnos y no sólo nosotros sino nuestros pueblos, hijos y comunidades, no sabemos durante cuánto tiempo", dijo el mandatario venezolano en la cumbre en la capital de República Dominicana.

El fin de la crisis fue acogido con un caluroso aplauso de los asistentes a la Cumbre de Río, y Uribe se levantó para estrecharle la mano a Correa. Chávez también se levantó a estrechar la mano de Uribe.

Chávez, quien en las últimas semanas ha lanzado encendidos discursos con insultos y epítetos contra Uribe, a quien ha llamado "criminal", "mafioso", "mentiroso" y "paramilitar", urgió a "buscar una salida entre gente racional", a la crisis.

Ecuador rompió relaciones con Bogotá por un ataque militar en su territorio contra una base de las FARC, en el cual murió el número dos de esa guerrilla marxista, Raúl Reyes.

La decisión, que también implicó un reforzamiento militar de la frontera, fue secundada por Managua mientras que Caracas suspendió las relaciones con Bogotá y reforzó militarmente el límite fronterizo, en solidaridad con el gobierno de Quito, del cual son aliados ideológicos.

Chávez anunció al final de la cumbre la normalización de las relaciones diplomáticas de Venezuela con Colombia pero informó que las tropas venezolanas continuarán desplegadas en la frontera con Colombia.

"Las tropas nunca se retiran porque tienen que cuidar la frontera (...) esos batallones son para fortalecer los puestos que ya tenemos en la frontera", explicó mandatario.

Chávez planteó que ha expresado a los rebeldes que ese conflicto "no tiene salida militar, ni la guerrilla va a tumbar al gobierno (...) se lo he dicho a los jefes guerrilleros" de las FARC.

En su discurso, Chávez -quien hace una semana guardó un minuto de silencio por Raúl Reyes, considerado un terrorista por Bogotá, y lo llamó "buen revolucionario"- se defendió de las acusaciones en su contra hechas por el gobierno colombiano, en base a supuestos documentos de una computadora incautada al jefe guerrillero.

"El presidente Uribe no debe preocuparse de si Chávez está mandando dólares o armas a las FARC. No lo voy a hacer, nunca lo he hecho, porque quiero la paz", enfatizó el mandatario.

Chávez presentó además nuevas pruebas de vida de rehenes, militares y policías, en poder de las FARC.

Desde agosto de 2007 Chávez ha realizado gestiones y contactos con las FARC que le han entregado a seis rehenes en dos operativos en enero y febrero, en la selva colombiana, a delegados del gobierno venezolano y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El mandatario reiteró su llamado a formar un grupo de países amigos para culminar un canje humanitario de unos 40 rehenes políticos de las FARC por medio millar de rebeldes presos.

Chávez dijo que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, está dispuesto a participar, y citó a otros países interesados en ayudar, como Argentina, Ecuador, Suiza, Brasil, Bolivia, Italia, además del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la ONU.

vf/pt/nn/ml

Contenido patrocinado

Otras noticias