Buscar

Putin advierte que su sucesor será tan duro como él en política exterior

EFE
8/03/2008 - 5:59

Moscú, 8 mar (EFE).- El líder ruso, Vladímir Putin, aprovechó hoy una visita de la canciller alemana, Angela Merkel, para resaltar algunas divergencias con Occidente y advertir de que su sucesor en el Kremlin será un hueso tan duro de roer como fue él.

Putin recibió a Merkel con un ramo de flores, la felicitó con motivo del Día Internacional de la Mujer y bromeó que esa fiesta fue "inventada" en Alemania, pero solo en Rusia echó raíces de verdad y se celebra "a lo grande, a la rusa".

En asuntos bilaterales, alabó el estado de las relaciones políticas y económicas, con un intercambio comercial que ya alcanzó los 52.800 millones de dólares, y de la puesta en marcha de ambiciosos proyectos energéticos como el Gasoducto del Norte, que llevará gas ruso a Alemania y Europa por el mar Báltico.

"Podemos estar satisfechos de nuestro trabajo. Espero que no sea nuestro último encuentro, aunque sí lo es en mi condición actual", dijo Putin, quien en mayo cederá el Kremlin a su sucesor, Dmitri Medvédev, elegido nuevo presidente el pasado domingo.

Merkel respondió que los contactos con Putin supusieron para ella "mucha alegría, pero también grandes desafíos", y que además esta visita servía para asegurar una línea de continuidad en las relaciones de Moscú con Berlín y Europa.

Sin embargo, el tono de Putin cambió en la rueda de prensa con Merkel, en la que el líder ruso acusó a la OTAN de pretender "sustituir a la ONU" y volvió a rechazar la secesión de Kosovo, que "calificó de "peligroso precedente" que animará los separatismos en Europa.

"La interminable ampliación de un bloque político-militar en las condiciones actuales, cuando no hay enfrentamiento de dos sistemas hostiles, es inoportuna, perjudicial y contraproducente", sentenció Putin, según las agencias rusas.

Agregó que "da la impresión de que se intenta crear una organización llamada a sustituir a la ONU", y advirtió de que "semejante estructura de las relaciones internacionales solo incrementará el potencial de conflictos" en el mundo.

"La OTAN ya rebasa los marcos de su competencia. No tenemos nada en contra de ayudar a Afganistán, pero la pregunta es ¿por qué es la OTAN la que lo hace? Éste no es un problema de la OTAN, y todos lo entienden", subrayó.

Merkel polemizó con Putin al subrayar que "la OTAN es una alianza exclusivamente defensiva, unida por los objetivos comunes, y no pretende convertirse en una segunda ONU".

El líder ruso arremetió también contra las autoridades de las vecinas Ucrania y Georgia por pretender ingresar cuanto antes en la OTAN, a lo que Merkel respondió que la decisión de entrar o no en la Alianza es "prerrogativa exclusiva" de cada país, y no de terceros.

Sobre Kosovo, Putin subrayó que la proclamación unilateral de la independencia de ese territorio de Serbia, apoyada por muchos países de Occidente, crea "un precedente extremadamente peligroso, pues dará un nuevo empujón a los separatismos en Europa".

Puso como ejemplo a Gran Bretaña, España y Bélgica, y recordó que también hay problemas separatistas en otros estados surgidos de la antigua Yugoslavia y en el espacio pos-soviético.

Por otra parte, Putin dijo tener la impresión de que algunos países occidentales "esperan impacientes" que él abandone el Kremlin y ceda el timón a Medvédev, por si éste, de 42 años, resulta más dócil o más liberal.

Medvédev "es tan patriota y tan nacionalista ruso como yo -en el buen sentido de la palabra-, y a nuestros socios no les será más fácil trabajar con él que conmigo, pues defenderá de la manera más activa los intereses de Rusia", puntualizó.

Añadió que, a diferencia de él, "acostumbrado" a que le recuerden su pasado de "agente del KGB" cada vez que polemiza con Occidente, "Medvédev no tendrá que esforzarse para demostrar que es un liberal".

Pero aseguró que, tras su salida del Kremlin, la política exterior rusa la regirá Medvédev, quien ya ha prometido seguir el rumbo de su antecesor.

Merkel también se reunió con Medvédev, a quien hizo sonreír cuando, aludiendo al aviso de Putin de que el nuevo presidente no será un interlocutor "más fácil", le pidió que "al menos, no sea más duro".

"Espero que podamos debatir todos los asuntos que siempre tratamos en clave crítica con el presidente Putin", dijo Merkel, uno de cuyos objetivos en Moscú era instar a Medvédev a impulsar las reformas económicas y políticas y la democracia en el país.

Otras noticias

Contenido patrocinado