Buscar

Alivio en la frontera colombo-venezolana por solución de crisis regional

AFP
8/03/2008 - 19:12

Venezolanos y colombianos en la frontera común expresaban unánimemente el sábado su alivio por la solución de la crisis diplomática y esperaban que la normalidad se restablezca el lunes con la reanudación del tráfico de mercancías.

"Tanta bulla para nada", sentenció Yeserina Vivas, una señora colombiana del lado venezolano del puente internacional Simón Bolívar, que une la pequeña localidad de San Antonio con Cúcuta, ciudad colombiana de casi un millón de habitantes.

Su amiga, la venezolana Diana Córdoba, que tiene un puestito telefónico, sintetizó la opinión generalizada tanto de colombianos como de venezolanos: "Qué bueno que hayan hecho las paces, porque ahora de nuevo hay trabajo".

César Olmos, 33 años, que trabaja en una tasca del lado colombiano, "El Parqueadero de la Gran Colombia", contó a la AFP que el viernes pusieron la televisión en la vereda para ver la cumbre de Santo Domingo y que cuando los presidentes se abrazaron todos aplaudieron.

"Se pusieron felices, porque el que siempre se ve afectado es el pueblo y eso era lo preocupante", dijo y precisó que la actividad en la frontera se redujo la semana pasada en un 80%.

Alrededor de un millón de venezolanos del estado de Táchira y dos millones de colombianos del departamento Norte de Santander viven en una comunidad altamente integrada y muy próspera, en la frontera considerada como la más activa de Suramérica.

El presidente de la organización empresarial Fedecámaras del estado de Táchira, José Rozo, dijo a la AFP que el gobierno venezolano realizó desde el lunes pasado un "cierre técnico" de la frontera, por la que pasaban unos 500 camiones y semirremolques por día.

Debido a las presiones, autorizaron el miércoles el paso únicamente de alimentos y productos perecederos, precisó.

"El 70% del intercambio comercial entre los dos países, que en 2007 alcanzó los 6.200 millones de dólares, pasa por la frontera terrestre, y el principal paso es el puente internacional Simón Bolívar", indicó.

Este sábado, una larga hilera de camiones y semirremolques cargados de mercancías no perecederas aguardaban del lado colombiano del puente, algunos desde el viernes 1 de marzo, a que las autoridades venezolanas autoricen el ingreso a su territorio.

Un funcionario de la aduana venezolana dijo a la AFP que aún no habían recibido la orden de Caracas, pero que esperaba que esto ocurriera el lunes.

Venezuela está sufriendo el desabastecimiento de productos alimenticios debido a los controles oficiales de precios y de cambio, y al aumento del consumo de los sectores populares.

Pero el "termómetro" de la frontera, el precio de la gasolina subvencionada venezolana contrabandeada hacia Colombia, está indicando un claro descenso de la tensión.

Los "pimpineros" o contrabandistas de gasolina vendían este sábado en las calles de Cúcuta el bidón de gasolina de 25 litros a 24.000 pesos (unos 12 dólares), y llegó a subir la semana pasada a 35.000 pesos (17 dólares), cuando antes de la crisis estaba a 18.000 pesos (9 dólares).

William, un pimpinero colombiano de origen libanés, 52 años, que vende al pie del puente en Colombia, explicó que los contrabandistas compran en Venezuela el bidón de 25 litros a 1,25 dólar.

Justificó el sobreprecio en los sobornos que deben pagar a la Guardia Nacional venezolana y el riesgo de confiscación del vehículo y nuevos sobornos en caso de ser detenidos.

La primera medida de las autoridades militares fue restringir el combustible, dijo Rozo.

Cerraron veinte gasolineras en la frontera, dejaron sólo dos abiertas, y aumentaron los controles al contrabando, lo que creó gigantescos embotellamientos, indicó.

Dijo que la fuga de gasolina hacia Colombia es de 6 millones de litros por mes.

Rozo sintetizó el pensamiento de los venezolanos de la frontera: "no hay que mezclar la ideología política del gobierno de turno con el comercio".

"El Mono", un pimpinero que se jacta de ser el que vende más barata la gasolina venezolana porque "no hay que aprovecharse del pueblo", resumió el sentir de los colombianos: "Dígale a (el presidente Hugo) Chávez que no sea bocón, que no se vuelva a meter con Colombia".

rn/nn/jb

Otras noticias

Contenido patrocinado