Buscar

El voto catalán fue decisivo y vuelve a ser clave para la gobernabilidad

AFP
10/03/2008 - 14:55

Un consolidado voto socialista en Cataluña (noreste) volvió a facilitarle la victoria al jefe de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, mientras los nacionalistas moderados se mantuvieron y convirtieron de nuevo en un factor clave para la gobernabilidad de España.

El "subidón" de los socialistas catalanes, el derrumbe de los independentistas y la mejora de los nacionalistas moderados crean un panorama que favorece la gobernabilidad pero, paradojicamente, podría poner en dificultades al gobierno autónomo de la Generalitat, opinaban analistas.

El Partido de los Socialistas Catalanes (PSC) obtuvo el 45,33% de los sufragios, lo cual le asegura 25 escaños (de un total de 47), cuatro más que en la legislatura saliente y 18 más que el Partido Popular (PP, derecha); el PP, sion embargo, con 16,39% de los votos, consigue un escaño más (siete) que en la anterior legislatura.

España, "sin Catalunya, tendría un Gobierno del PP durante los próximos cuatro años", resumió el lunes el diario El Periódico. porque con sus 25 parlamentarios, los socialistas catalanes se convierten en el principal pilar de la segunda victoria electoral de Zapatero.

"Sin Catalunya, Zapatero habría perdido las elecciones", titula La Vanguardia, el otro diario barcelonés para el cual los nacionalistas catalanes ascienden "de nuevo al centro decisorio".

La polarización del electorado entre los dos grandes partidos nacionales derrumbó a los independentistas de Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC), que con el 7,66% de los votos cayeron de ocho a tres diputados, pero no a los nacionalistas y democristianos moderados de la coalición Convergencia i Unió (CiU), que obtuvieron un 20,99% de los votos y 11 escaños (uno más que en 2004).

Si bien se alegró por haber "resistido a la bipolarización", según su secretario general, Artur Mas, CiU lamentó que "las formaciones de obediencia estricta catalana sumen ahora menos", aunque -en el caso de CiU- vuelven a tener opción de participar en posibles pactos con el nuevo Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Nacionalistas e independentistas suman algo menos de un millón de votantes, casi 500.000 menos que hace cuatro años, y el revés mayúsculo de ERC también preocupa a los socialistas que gobiernan la próspera región de Cataluña con el apoyo de ese partico y el de los ecosocialistas de ICV-Els Verds que, con el 4,93%, consiguieron conservar uno solo de sus dos escaños.

Sin embargo, el presidente de la Generalitat y secretario del PSC, José Montilla, destacó que los socialistas en Cataluña son "más decisivos que nunca", llevados a las urnas por la carismática ministra de la Vivienda, la joven Carme Chacón, con la cual logran 25 escaños de los 47 en juego por esta región e "igualan su récord de 1982", recordó en portada La Vanguardia.

apa/gc/js

Contenido patrocinado

Otras noticias