Buscar

Socialistas españoles deberán buscar alianzas ante subida del bipartidismo

AFP
10/03/2008 - 18:33

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de José Luis Rodríguez Zapatero deberá buscar alianzas con otros partidos para gobernar en un Congreso en el que socialistas y Partido Popular (PP) aumentaron escaños y dejaron menos espacio a las pequeñas formaciones.

El PSOE, con los 169 escaños conseguidos el domingo en las elecciones generales (43,6% de los votos), dispondrá de una mayoría relativa, al no haber conseguido los 176 necesarios para la mayoría absoluta, lo que le obligará a buscar apoyos aunque no pacte coaliciones de gobierno.

"En cualquiera de los escenarios --una alianza más estable o acuerdos más puntuales--, mantendré la capacidad de diálogo con todos los grupos parlamentarios", aseguró Zapatero, que estimó que tiene "una mayoría suficiente", "fuerte" y "sólida" para "poder llevar a cabo los proyectos del PSOE".

La formación nacionalista catalana Convergencia i Unió (CiU, moderada), tercer partido del Congreso de los Diputados con 11 escaños, uno más que en la pasada legislatura, se perfila como el probable aliado de Zapatero por contar con un número de apoyos suficiente.

"En principio el pacto lógico sería con CiU", pero Zapatero "va a intentar buscar pactos en distintos niveles", explicó a la AFP Edurne Uriarte, catedrática de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Pero el sociólogo Fermín Bouza expresó sus "serias dudas que este pacto sea posible en condiciones razonables para el PSOE", ya que Zapatero quedaría aún más atado a posiciones nacionalistas.

Una "gran coalición" al estilo alemán está descartada y la coalición Izquierda Unida (IU, pro-comunista), posible socio, sufrió un importante descalabro, al pasar de cinco a dos escaños y no poder formar grupo parlamentario propio y tener que integrarse en el mixto.

El también nacionalista moderado Partido Nacionalista Vasco (PNV), que perdió una banca, sería un socio incómodo: el gobierno del País Vasco, dominado por el PNV desde 1980, quiere celebrar un referéndum en octubre para que los vascos decidan su futuro político.

Esta consulta está prohibida por la Constitución española y el gobierno de Zapatero ya se mostró radicalmente en contra.

Otros pequeños partidos como Bloque Nacionalista Galego (BNG) o Coalición Canaria (CC), con menos de cinco escaños, no darían al PSOE el peso necesario para tomar decisiones.

Con 169 escaños el PSOE y 153 el PP, de un total de 350, ambos mejoraron sus resultados de 2004: los socialistas ganaron cinco escaños y el PP, seis. La diferencia sigue siendo la misma entre ambos, 16 bancadas, pero el espacio dejado a las otras formaciones es cada vez menor.

Los principales partidos españoles obtuvieron más votos que nunca frente a dos grandes caídas, la de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que pasó de ocho a tres escaños y la de IU, que denunció ayer mismo el "tsunami bipartidista" y "un sistema electoral injusto" que favorece a las grandes formaciones.

Las campañas electorales, muy centradas en la persona de sus líderes, y los dos debates televisados entre ambos, algo inédito en España desde hacía 15 años, pudieron haber influido en la subida de ambos partidos.

Y esto en unos comicios en los que se temía que bajara la participación frente al récord obtenido en 2004 (75%), que se atribuía a los atentados islamistas del 11-M (191 muertos), cuya autoría atribuyó a ETA el gobierno conservador, y a la fuerte movilización ciudadana contra el envío de tropas a Irak.

El temor a que los indecisos y la abstención penalizaran al PSOE, frente a la tradicional movilización del electorado conservador pudo provocar la alta participación, que finalmente igualó a la de 2004.

El diario conservador El Mundo también apunta que el asesinato el viernes de un ex concejal socialista en el País Vasco a manos presumiblemente de ETA "ha contribuido a esa movilización", después de que todos los partidos llamaran a votar y a no dejarse atemorizar por la organización independentista armada vasca.

"España en la práctica ya tenía una situación bipartidista", aunque ahora "el PSOE se ha hecho con prácticamente todos los votos de la izquierda y parte de los votos de los nacionalistas", mientras que "el PP se queda con todo el voto de la derecha y una parte del voto de centro", estimó Uriarte.

esb/gc/jz

Otras noticias

Contenido patrocinado