Buscar

UE espera que elecciones en Serbia sean ocasión para fuerzas proeuropeas

AFP
10/03/2008 - 19:01

La Unión Europea manifestó el lunes su esperanza de que la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas en Serbia, en medio de la tensión provocada por la declaración de independencia de Kosovo, dé lugar a una victoria de las fuerzas proeuropeas.

Al analizar la situación tres semanas después de la proclamación unilateral de independencia de Kosovo, los cancilleres europeos pidieron por otra parte a la ONU que siga desplegada en la frontera de ese territorio y Serbia, ante la tensión que vive esa zona de mayoría serbia del nuevo Estado.

Si la situación en Kosovo es seguida con atención, los europeos tienen puesto su otro ojo en lo que ocurre en Serbia, en especial tras la disolución el sábado pasado del gobierno dirigirido por el nacionalista Vojislav Kostunica.

"Esperamos que las fuerzas europeas ganen con las elecciones. Francamente, no creo que haya para Serbia otra posibilidad que la UE", declaró el canciller esloveno Dimitrij Rupel, cuyo país ejerce la presidencia del bloque.

En la misma sintonía, el Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, dijo que sólo veía un futuro "en Europa" para Serbia.

"Espero que aquellas fuerzas que ven el futuro de Serbia ligado a Europa sean las fuerzas que puedan mover el país hacia adelante. No veo otra posibilidad más que Serbia sea parte de Europa", indicó Solana.

Kostunica renunció a gobernar con socios proeuropeos debido a divergencias sobre Kosovo, la provincia que se declaró independiente de Serbia el mes pasado y obtuvo el reconocimiento de Estados Unidos y los principales países de la UE. El gobierno debe anunciar la fecha de las nuevas elecciones.

Si bien los ministros de Relaciones Exteriores de la UE manifestaron su esperanza de que ganen las fuerzas proeuropeas, también reconocieron el "riesgo" inherente de los nuevos comicios.

Sin embargo, el canciller luxembugués Jean Asselborn recordó que esa amenaza ya había sido agitada antes de la elección presidencial del 3 de febrero ganada por el proeuropeo Boris Tadic por un corto margen (50,3% de los votos contra 47,9% del candidato ultranacionalista prorruso Tomislav Nikolic).

Como explicó Asselborn, los europeos esperan que una victoria de las fuerzas proeuropeas permitirá a la UE y a Serbia "trabajar juntos nuevamente" y firmar el acuerdo de cooperación política propuesto a fines de enero por Bruselas a Serbia, que Kostunica rechazó a raíz de la cuestión de Kosovo.

Las relaciones entre Serbia y la UE atraviesan una fase muy complicada, ya que Belgrado acusa al bloque y a Estados Unidos de haber impulsado la declaración unilateral de independencia de Kosovo, el pasado 17 de febrero.

Los grandes países europeos (Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia) reconocieron de inmediato esa independencia, juzgándola inevitable tras el conflicto que enfrentó en 1998 y 1999 a las fuerzas serbias con la mayoría albanesa de Kosovo, que representan más del 90% de la población de ese territorio.

Además de los cuatro "grandes", otros doce países de la UE reconocieron la independencia, mientras ciertos miembros del bloque como España y Chipre se niegan a hacerlo.

En el marco de su política de estabilización de los Balcanes, la UE decidió además enviar una misión policial y judicial para acompañar los primeros pasos de un Kosovo independiente y tomar el relevo de la ONU, que administra ese territorio desde 1999.

Si bien la intención de la UE es desplegar esa misión en todo el territorio kosovar, el bloque quiere que la ONU mantenga sus fuerzas en el norte de Kosovo y su frontera con Serbia, las zonas más difíciles de controlar por la posición de los serbios kosovares, que rechazan la declaración unilateral de independencia.

bur-mar/jz

Otras noticias

Contenido patrocinado