Buscar

Perú y Japón sellan una "nueva etapa" tras el parón Fujimori

EFE
17/03/2008 - 1:31

Tokio, 17 mar (EFE).- Tras años de distanciamiento por el caso Fujimori, Japón y Perú sellaron hoy en Tokio una "nueva etapa" en sus relaciones políticas y económicas, con acuerdos para créditos millonarios y para la protección de la inversión.

Alan García y Yasuo Fukuda celebraron hoy la primera reunión de un presidente peruano y un primer ministro japonés en nueve años, antes de que la huida a Tokio de Alberto Fujimori congelase de facto las relaciones entre ambos países desde 2000.

En el encuentro, Fukuda constató que este viaje es "fundamental" para abrir "una nueva etapa" en la relación con el país sudamericano, mientras García hablaba de unos vínculos con Japón "al más alto nivel" tras "el enfriamiento de los últimos años".

El objetivo de la visita oficial de Alan García a Japón era dejar atrás las desavenencias por el caso Fujimori, quien estuvo refugiado en Tokio desde 2000 hasta 2005, amparado por su doble nacionalidad, y se convirtió en un problema en las relaciones entre ambos países.

Como muestra de la nueva etapa, Tokio dio hoy el visto bueno, por primera vez desde 2001, a cuatro créditos en términos concesionales para Perú por 221 millones de dólares, según el Gobierno japonés, si bien el presidente peruano amplió esa cifra a 300 millones.

Los préstamos del Banco de Cooperación de Internacional de Japón (JBIC) financiarán el alcantarillado de ciudades como Iquitos, el servicio eléctrico de cientos de pueblos y el sistema de riego de partes altas de la Cordillera de Perú, según Alan García.

Además, el Ministerio japonés de Exteriores acordó una donación de ocho millones de dólares para apoyar la reconstrucción en la región de Ica, una de las más dañadas por el terremoto de agosto que causó más de 500 muertos y otros tantos desaparecidos.

A la vez, García y Fukuda firmaron una declaración para aumentar su cooperación sobre el cambio climático cuando en 2012 concluya la vigencia del Protocolo de Kioto, mientras Perú mostraba su apoyo a un puesto de Japón en el Consejo de Seguridad de la ONU.

"La intención ha sido fortalecer la unión entre Japón y Perú", según Alan García, para quien su país ofrece grandes oportunidades de inversión a los empresarios nipones, sobre todo en los sectores minero y energético.

Los responsables de ambos gobiernos quisieron hoy destacar lo que les une, como dos grandes colonias de expatriados en cada uno de sus países, y las posibilidades de negocio para las empresas japonesas y la industria de los recursos naturales en Perú.

Así, ambos líderes acordaron además explorar las posibilidades de un acuerdo de promoción de la inversión en Perú, que Lima confía en que acabe desembocando en la negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) cuando se incremente sustancialmente el comercio.

Durante esta visita apenas se escuchó el nombre de Fujimori, hasta ahora el último presidente peruano en visitar Japón, en 1999, y durante casi una década principal fuente de conflicto entre Tokio y Lima, que nunca logró que fuese extraditado.

Un portavoz del Gobierno japonés había advertido de que Fujimori no sería un asunto de debate en esta visita oficial, de tres días de duración, y en la rueda de prensa de ambos mandatarios no se admitieron preguntas, por lo que no hubo cuestiones incómodas.

"No vemos ningún problema específico con el manejo" del juicio de Fujimori, había apuntado simplemente un portavoz oficial nipón, mientras el presidente peruano aseguraba que el conflicto entre Japón y Perú -sin citar al ex presidente por su nombre- era un "capítulo cerrado" causado por una "política equivocada".

Previamente, García, que viajó a Japón con cinco ministros en muestra de la importancia que daba a este viaje, fue recibido en audiencia por el emperador Akihito, quien le ofreció un almuerzo a su comitiva en el Palacio Imperial junto a su heredero Naruhito.

Otras noticias

Contenido patrocinado