Buscar

Rojo le planteará a Zapatero medidas para dar "relevancia" al Senado y propone ampliar el uso de las lenguas autonómicas

6/04/2008 - 11:09

El presidente del Senado, Javier Rojo, quiere que en esta legislatura se refuerce "la posición y la relevancia" de la Cámara Alta y en este sentido irán algunas de las propuestas que tiene pensado plantearle tras la investidura al próximo Jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

En una entrevista concedida a Europa Press, Rojo mostró su satisfacción por los pasos que ha ido dando el Senado y aseguró que "está ya en el manual de la institución" la presencia una vez al mes del presidente del Gobierno en las sesiones de control del Senado, novedad en la pasada legislatura, y también espera que Zapatero presente en la Cámara sus planes de Gobierno, como hizo en 2004. Aunque no quiso desvelar ninguna propuesta, aseguró que "alguna habrá" de cara a la nueva etapa política.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rojo reiteró su interés en que esta sea la legislatura de la reforma del Senado, que a su juicio puede convertirse en "bálsamo" para los enfrentamientos entre Comunidades y para las políticas que requieren una puesta en común. "La España autonómica no es una liga de fútbol. Es justo lo contrario, es ser capaz de que una hinchada aplauda a la otra y que se entienda que conviene al interés común de España. Hablar como españoles es no hacer diferencias de dónde vivimos los españoles", señaló.

Además de insistir en la necesidad de la reforma constitucional, Javier Rojo aseguró que quiere reflexionar sobre otras modificaciones, como ampliar las posibilidades de emplear en el Senado las lenguas minoritarias: euskera, catalán y gallego. Hoy se pueden utilizar en la Comisión General de Comunidades Autónomas y en las iniciativas por escrito de los senadores.

El propio Rojo, en su primer discurso institucional tras ser elegido presidente, pronunció varias frases en estos idiomas. "Aquí hay senadores que emplean todas las lenguas. Hay que ver de qué forma podemos hacerlo, sin que llegue a producir desorden", manifestó.

GARCÍA-ESCUDERO, CARMEN SILVA Y JOSÉ BONO.

Para todas estas reformas, Rojo subrayó que es necesario un clima de entendimiento entre los partidos que no fue posible, dijo, en la pasada legislatura. Expresó su deseo de que la abstención del PP en la votación por la que él fue elegido presidente sea un síntoma y alabó en este punto la figura de Pío García-Escudero, de nuevo portavoz 'popular'.

"Es una persona correcta y educada sin ser desleal a su ideología y me gusta este tipo de gente. El que grita tiene pocas razones para convencer. Me quedo con un modelo de oposición en el que nadie renuncia a lo que es, pero respeta al de enfrente. Hemos tenido nuestros más y nuestros menos, pero me alegro mucho de que Pío García-Escudero vuelva a ser el portavoz", expuso.

En cuanto a la sustitución dentro de su propio partido de Joan Lerma por Carmen Silva como portavoz, Javier Rojo rechazó otra interpretación que no sea la de que "vienen tiempos nuevos y, a tiempos nuevos, posiciones nuevas". "Joan Lerma lo hizo muy bien y en esta legislatura, el partido ha elegido a una mujer. No hay nada más, veamos las cosas con normalidad", dijo.

Preguntado precisamente por la escasa presencia de mujeres en las Mesas de ambas Cámaras, el presidente del Senado defendió que el PSOE "ha cumplido con la paridad". En la Cámara Alta propuso a un hombre y a una mujer y en la Cámara Baja, a dos hombres y a una mujer. "Nosotros hemos cumplido, lo que hayan hecho el resto de los grupos no lo voy a juzgar", respondió.

Tampoco quiso opinar sobre los diferentes apoyos que recibieron él y José Bono al ser elegidos presidentes de las Cámaras, puesto que él contó con los votos de toda la cámara y la abstención del PP. "Me parece igual de legítimo lo sucedido en el Congreso y en el Senado. Bono va a ser un gran presidente, porque ha sido un gran presidente de Castilla-La Mancha y un gran ministro", zanjó.

NUEVA SEDE EN EL ANTIGUO CONSEJO DE LA INQUISICIÓN.

Entre las novedades de la legislatura estará también la ampliación de la sede de la plaza de la Marina Española, gracias a la compra el año pasado del antiguo Convento de las Reparadoras, un edificio del siglo XVIII construido como Consejo Supremo de la Inquisición.

La adquisición se firmó en diciembre tras un largo proceso de negociación y de trámites entre el Senado, la congregación de religiosas que viven en el convento, el Ministerio de Economía y Hacienda y el propio Vaticano, que ha tenido que dar el visto bueno a la operación al ser el edificio un bien de la Iglesia Católica. La venta se cerró en 36 millones de euros.

El edificio deberá quedar desocupado en el mes de junio y, a partir de entonces, el Senado dispondrá de él para hacer las obras que considere oportuno. Javier Rojo aseguró que la institución quiere "un edificio adaptado a los tiempos y a las necesidades de la casa".

Por un lado, el nuevo edificio deberá servir para responder a la falta de espacios que ya sufre la Cámara, en la que no todos los senadores tienen despacho individual. Pero Javier Rojo quiere además crear espacios para las Comunidades Autónomas. Ahora, cuando se celebran debates autonómicos o en las Conferencias de Presidentes, algunos miembros del Senado deben ceder sus despachos para las delegaciones de las Comunidades.

"Vienen tiempos interesantes, el tema territorial es de primer nivel. Por eso me parece que tenemos que ser capaces de que se traslade a una institución que dé solución o respuesta a las Comunidades y a los ciudadanos. La cercanía hace los afectos y un lugar en el que estén las CCAA hará que el clima, que es positivo, tenga una continuidad en el día a día", concluyó.

Contenido patrocinado

Otras noticias