Buscar

Camps dice que no permitirá que Zapatero "humille" a la Comunidad Valenciana y advierte de que tomará medidas

14/04/2008 - 14:49

El presidente de la Generalitat valenciana y del PPCV, Francisco Camps, manifestó hoy que no va permitir que el jefe del Ejecutivo estatal, José Luis Rodríguez Zapatero, "humille" a la Comunidad con la autorización de un trasvase de agua del Ebro a Barcelona, y avanzó que, para ello, pondrán en marcha las iniciativas "que hagan falta", entre las que no descartó manifestaciones "a la escala que correspondan", dijo.

VALENCIA, 14 (EUROPA PRESS)

Camps se pronunció de esta manera en declaraciones a los medios de comunicación tras presidir la I Jornada Interparlamentaria celebrada por el PPCV. "No voy a admitir la humillación que significaría que lo que no se permite para nosotros se permita para otros territorios de España", aseveró, al tiempo que afirmó que una cosa "es el desprecio a los valencianos de Zapatero durante esto cuatro años, pero no voy a permitir la humillación a los ciudadanos de la Comunidad, de Murcia y Almería que significaría que el agua sea buena para unos españoles" pero "no sea buena para otros españoles".

"Nadie en esta tierra se arrodillará ante decisiones de semejante calado y tan injustificadas como la que presumiblemente, de forma callada, además, va a hacer el gobierno de España", aseveró. Relató que paseando por las calles de Valencia "incluso paseando estos días pasados por las calles de Sevilla, ha habido mucha gente que se me ha acercado y me ha pedido que sigamos manteniendo la defensa legítima del agua que es de todos los españoles y los recursos naturales que compartimos, incluso me animaban a seguir cualquier tipo de iniciativas, incluidas manifestaciones a la escala que correspondan".

El presidente de la Generalitat incidió en que a los valencianos "se nos ha dicho por activa y por pasiva" por parte de Zapatero, el Gobierno socialista y el PSPV que el trasvase de agua del Ebro "era inviable y que por eso se derogó hace ahora exactamente cuatro años en la primera decisión política del Gobierno socialista mediante un decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros".

Afirmó que quería escuchar ahora al "grupo de corifeos" que apoyó esta decisión, "si se produce el trasvase del agua del Ebro, bien sea desde cualquier río de la cuenca hidrográfica o bien sea desde el propio lugar donde el Ebro vierte el agua al mar; quiero escucharles igual, porque sería una auténtica paradoja, por no calificarlo de otra manera, que hayan estado al lado de los socialistas cuando derogaron el trasvase del agua del Ebro y que ahora que ese agua va a ir otro lugar de España no digan absolutamente nada".

"QUIERO AGUA PARA BARCELONA".

Aseguró que quiere "agua para Barcelona", igual que "para Aragón, y quiero agua para la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería y el resto de España", algo que garantizaba el Plan Hidrológico Nacional (PHN), documento en el que, según remarcó, "estaba previsto el aporte de hectómetros cúbicos del Ebro a la ciudad y al área metropolitana de Barcelona para que no pasara lo que parece ser puede ocurrir". Afirmó que si Zapatero "no hubiese hecho caso de los radicales independentistas de ERC, hoy Barcelona tendría ya el trasvase hecho, el del Ebro, pero además también la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería".

"No voy a permitir, y conmigo estoy convencido que todos los españoles, que el agua vaya a unos sitios y que no vaya a otros sitios", aseveró Camps, y añadió que una cosa "es el desprecio a los valencianos de Zapatero durante estos cuatro años, pero no voy a permitir la humillación a los ciudadanos de la Comunitat o de Murcia y Almería que significaría que el agua sea buena para unos españoles" pero "no sea buena para otros españoles, en este caso, los españoles que vivimos en los territorios autonómicos de la Comunidad, Murcia y Almería".

"No estoy dispuesto, y vamos a poner en marcha todo lo que haga falta para que esta hipotética presunta injusticia que se puede cometer no se cometa", incidió el jefe del Consell. Aseguró que será "el primero en defender el agua para Barcelona", pero "también defiendo que el agua venga a los territorios donde estaba previsto que viniese y que, además, tanto esfuerzo hemos hecho durante estos años para que venga en las mejores condiciones, venga a un regadío modernizado, a un sistema de depuración avanzado y a un sistema de reutilización y reciclaje de agua como no hay en ningún territorio español ni en ninguna región europea".

Camps, que destacó que cuenta con el "respaldo" de las regiones europeas al informe sobre la sequía que presentó el pasado jueves en el pleno del Comité de las Regiones, informó de que si se confirme la puesta en marcha del trasvase, el Consell mantendrá reuniones con los gobiernos de Andalucía y Murcia. También se producirán encuentros "a nivel de partido", con los responsables del PP de estas autonomías.

Afirmó que mucha gente "nos decía que debíamos renunciar a la defensa del trasvase del agua del Ebro" pero si el Consell y el PP "no hubiésemos defendido durante estos años, como lo hemos hecho, en todos los ámbitos, todas las esferas y todas las instancias el trasvase del agua que se va al mar del Ebro a nuestra tierra" y "hubiésemos hecho caso de esa alternativa de más agua, más barata, más feliz y más ilusionada que nos prometía Narbona, que ya no es ministra del Gobierno de España, en estos momentos, como presidente de la Generalitat y del PPCV, difícilmente podría ponerme delante de todos ustedes a defender lo que es justo para nuestra tierra".

Insistió en que si se confirma el trasvase del Ebro a Barcelona, Zapatero "pasaría de despreciar a la Comunidad a humillar a la Comunidad", y aseveró que el jefe del Ejecutivo estatal "no tiene categoría ni personal ni política para humillar a la Comunidad". Afirmó que los valencianos "no nos merecemos ese tipo de actitudes porque somos gente trabajadora, laboriosa y emprendedora" y es "completamente injusto que se trate así a esta tierra".

Calificó de "escándalo" que José Luis Rodríguez Zapatero haya "hurtado del debate político el trasvase del agua a Barcelona", e insistió en que el presidente de la Generalitat, "todos los valencianos y todos los españoles de bien estaremos para que esa injustificada decisión, si se toma, tenga la respuesta que corresponda".

Contenido patrocinado

Otras noticias