Buscar

Los 10.000 militantes de ERC eligen hoy a sus nuevos líderes ante la expectación de sus socios de Govern

7/06/2008 - 8:45

Rehacer la unidad interna es uno de los principales retos de la formación independentista tras el congreso

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

Los 10.459 militantes de ERC están llamados hoy a las urnas para escoger a los nuevos presidente y secretario general del partido, además de para determinar la solidez del actual Govern de coalición participado por los republicanos y por el PSC e ICV-EUiA, que están a la expectativa del resultado de las primarias.

Las 59 mesas electorales repartidas por las principales ciudades de las 41 comarcas catalanas estarán abiertas desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde. En cada mesa habrá dos urnas, una para votar al presidente y otra para el secretario general.

Esto abre la posibilidad de voto cruzado, es decir, que podría darse el caso de que saliera elegido el presidente de una candidatura y el secretario general de otra, cosa que aún aporta más incertidumbre al resultado y al futuro del partido y de su presencia en el Govern.

De los votantes, aproximadamente un 75% son hombres y un 25% mujeres. Unos 750 de ellos son afiliados de la Comunidad Valenciana, Baleares y Rosellón, que también tendrán derecho a voto.

OCHO CANDIDATOS PARA DOS CARGOS.

Concurren a las urnas cuatro candidatos a la Presidencia y cuatro más a la Secretaría General. En función del resultado, la nueva dirección de ERC podría exigir a sus socios gubernamentales renegociar el acuerdo de Govern.

Así, aspiran a la presidencia del partido el actual secretario general, Joan Puigcercós (Gent d'Esquerra); el presidente del Parlament, Ernest Benach (ERCFutur) --avalado por el presidente saliente, Josep Lluís Carod-Rovira--; el ex consejero Joan Carretero (Reagrupament.cat), y el número dos de los republicanos en las elecciones generales por Tarragona, Jaume Renyer (Esquerra Independentista).

Optan a la Secretaría General Joan Ridao, que hace tándem con Puigcercós; Rafel Niubò, candidato avalado por Carod; Rut Carandell, mano derecha de Carretero; y Uriel Bertran, impulsor de la candidatura que encabeza Renyer.

Las candidaturas de Puigcercós y Benach --representadas en la actual ejecutiva-- defienden la permanencia de ERC en el Govern. Si para Benach los pactos "son para cumplirlos" y no para renegociarlos, Puigcercós dice ser partidario de marcar las "líneas rojas" a las que no quiere renunciar en el ecuador de la legislatura, en otoño.

Más contundentes son Carretero y Bertran, que hablan abiertamente de renegociar al alza el Pacte d'Entesa. Carretero ha mantenido, desde la creación de RCat, que no tiene intención de romper de inmediato el Govern, pese a que pondrá condiciones para darle "ambición nacional", condiciones de entrada inasumibles especialmente por el PSC. Es el caso de la defensa de un modelo de financiación similar al concierto económico.

Por su parte, Bertran defiende que hay que condicionar la continuidad en el Govern a la convocatoria de una consulta si el Tribunal Constitucional (TC) rebaja el Estatut, a un modelo de financiación que reduzca significativamente el "expolio fiscal" y a una nueva ley de política lingüística.

UNIDAD, LIDERAZGO, RENOVACIÓN Y AMBICIÓN NACIONAL.

Benach y Niubò han centrado su campaña --con algunos mensajes propios de las candidaturas críticas-- en el llamamiento a la unidad interna y en la defensa de la continuidad en el Govern, además de proponer la convocatoria de un referéndum de autodeterminación para 2014.

Pero si Benach se ha ocupado del llamamiento a rehacer la unidad y a la paz interna, Niubò, y especialmente Carod, han cargado contra el llamado 'aparato' del partido, controlado por afines a Puigcercós e identificado en la figura del vicesecretario general Xavier Vendrell.

En cambio, Puigcercós y Ridao --los candidatos que más avales entregaron-- optaron por una campaña de no agresión, sin reacciones, ni siquiera cuando Carod acusó al 'aparato' de ERC de haberle hecho "'mobbing' interno".

Gent d'Esquerra sostiene que todos son el mismo partido, de manera que Pugcercós --que apuesta por un "liderazgo fuerte" con las "manos libres"-- se propuso "hablar bien", al menos públicamente, de sus rivales.

Abogan también por un acuerdo de todos los partidos catalanistas para concurrir en una misma candidatura a las elecciones europeas, y condicionar cualquier acuerdo después de las autonómicas de 2010 a la defensa del concierto económico, entre otras cosas.

Mientras, los críticos de RCat y EI optaron por defender, cada uno por su lado, la renovación en el partido después del descenso electoral registrado en los últimos comicios, y en base a la falta de credibilidad y coherencia que atribuyen a la actual dirección y estrategia. Apuestan por la renegociación del acuerdo de Govern para sacar réditos de mayor "ambición nacional".

Las candidaturas de Carretero y Bertran se reservan el derecho a seguir ejerciendo su voz crítica si no ganan, pese al llamamiento de Benach para no crear un "partido dentro del partido" tras el congreso del 14 de junio, para el que se han inscrito 4.078 afiliados.

Todos ellos, eso sí, han recorrido todas las comarcas catalanas para convencer, prácticamente de uno en uno, a los militantes de ERC, el único partido del panorama catalán en que todos los militantes pueden escoger a sus líderes mediante sufragio universal.

Con las primarias de mañana culmina un largo e inédito proceso de campaña electoral interna que se inició, al menos públicamente, la misma noche electoral del 9 de marzo, en la que los republicanos, con Ridao de cabeza de lista, perdieron cinco de sus ocho diputados y más de 350.000 votos.

Fue en la misma noche electoral cuando la dirección republicana anunció que avanzaba el congreso, previsto inicialmente para otoño, y en la que Puigcercós decidió abandonar el Govern para dedicarse de lleno a liderar el partido de cara al congreso, lo que provocó el rechazo de Carod.

Y si inicialmente la batalla para presidir ERC parecía que se tenía que librar entre Carod y Puigcercós, el guión cambió tras una maniobra de última hora del presidente saliente: Carod renunció a optar a la reelección como presidente de ERC el mismo día en que Puigcercós anunció que aspiraba a relevarle en la Presidencia del partido.

EL TRASFONDO DEL CANDIDATO A LAS AUTONÓMICAS.

Eso sí, Carod, que avaló días más tarde a Benach y Niubò, no renunció a volver a encabezar la lista de ERC en las próximas elecciones autonómicas, algo a lo que también aspira Puigcercós. De esta forma el duelo Carod-Puigcercós previsto inicialmente para hoy deberá posponerse hasta la celebración de primarias para elegir al candidato a las autonómicas.

Al margen de los socios de ERC en el Govern, quien también tiene el ojo puesto en las primarias y el congreso de ERC es CiU, que ve en este proceso republicano una posibilidad de rehacer puentes con esta formación.

Contenido patrocinado

Otras noticias