Buscar

Juncker propone reforzar el papel internacional de la UE en su último año de mandato

EFE
12/09/2018 - 18:07

Estrasburgo (Francia), 12 sep (EFE).- El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, presentó hoy medidas para intentar dotar de más peso en el plano internacional a la Unión Europea (UE) a la vez que se blinda frente a injerencias extranjeras y la inmigración irregular, en el que será su último año en el cargo.

"El mundo necesita hoy una Europa fuerte y unida. Una Europa que trabaje por la paz, los acuerdos comerciales y unas relaciones estables en materia de divisas, aunque algunos tiendan más a las guerras comerciales y de divisas", señaló Juncker en su último discurso sobre el Estado de la Unión ante este Parlamento Europeo, que renovará sus diputados en las elecciones del próximo mayo.

En su intervención, Juncker desgranó una serie de acciones que pretende poner en marcha antes del fin de su mandato el 31 de octubre de 2019.

Sin realizar grandes anuncios nuevos, el político luxemburgués rechazó hacer un balance de su gestión hasta ahora al frente de la CE y delineó las propuestas con las que pretende potenciar el papel de la UE en el mundo y frente a amenazas exteriores.

Una de las principales propuestas que se esperaba de Juncker hoy era la de reforzar las fronteras exteriores de la Unión con 10.000 guardias adicionales para 2020 y acelerar los retornos de los inmigrantes que no tienen derecho a permanecer en territorio europeo.

Durante su discurso insistió en que la idea no es "crear una fortaleza europea", sino proteger mejor las fronteras externas e impulsar vías regulares de acceso para los inmigrantes "cualificados".

Para garantizar la seguridad de la UE, de cara también a evitar injerencias en las elecciones europeas, Juncker anunció normas que eviten "la manipulación a través de terceros Estados o que defiende intereses privados".

Asimismo, fijó como objetivo que la UE logre eliminar la propaganda terrorista de internet en el plazo de una hora.

En el plano internacional, Juncker enarboló la bandera del multilateralismo frente al "unilateralismo egoísta" en clara alusión a la política del presidente estadounidense, Donald Trump.

Abogó por desarrollar los planes para reforzar la Defensa europea en los próximos meses sin "militarizar" la UE, pero permitiendo que adquiera "autonomía" para responder a sus "responsabilidades globales".

En ese contexto, instó a aprovechar una cláusula contenida en los tratados para que ciertas decisiones en la Política Exterior y de Seguridad Común dejen de tomarse por unanimidad y pasen a adoptarse por mayoría cualificada, a fin de agilizar la acción en áreas como los derechos humanos y las misiones civiles.

Ante el creciente interés de China en África y en los intentos de la UE por mejorar el nivel de vida en ese continente para hacer frente a las causas raíces de la inmigración, Juncker propuso hoy una "nueva alianza" con la región.

El objetivo es reducir los riesgos para las inversiones, impulsar la formación y fomentar la creación de empleo en África, con una meta de 10 millones de nuevos puestos de trabajo en cinco años.

También a nivel económico apostó Juncker por incrementar el poder internacional de la UE, y anunció que presentará antes de fin de año propuestas para reforzar el papel del euro frente al dólar estadounidense en los mercados.

Consideró "aberrante" que el Viejo Continente pague el 80 % de su factura energética en dólares cuando solo el 2 % de sus importaciones de energía proceden de Estados Unidos, y lamentó que las empresas europeas deban comprar aviones fabricados en el club comunitario pagando en la divisa de la primera economía mundial.

Una iniciativa para dar más poderes a la Autoridad Bancaria Europea -uno de los tres supervisores financieros de la Unión- para vigilar el lavado de dinero en los Veintiocho tras varios escándalos en bancos del continente, fue otra de las novedades hoy.

Quizá la medida más popular que anunció hoy Juncker fue la propuesta de suprimir el cambio de hora en la UE, de manera que los Estados miembros tengan libertad para decidir si se quedan con el horario de invierno o el de verano, tras una encuesta en la que participó un número récord de ciudadanos y que mayoritariamente se decantó por poner fin a esa práctica.

Sobre el "brexit", la salida del Reino Unido de la UE, recalcó que ese país no podrá permanecer en las partes del mercado único que elija tras abandonar el bloque comunitario en marzo de 2019.

Juncker alertó en su discurso sobre el "nacionalismo insalubre": "El patriotismo es un virtud. El nacionalismo desenfrenado está plagado de veneno y engaño", concluyó.

Contenido patrocinado

Otras noticias