Buscar

Estados Unidos impide que el Consejo de Seguridad llame a un inmediato alto el fuego

EFE
4/01/2009 - 7:46

Naciones Unidas, 4 ene (EFE).- La oposición de Estados Unidos impidió hoy que los quince miembros del Consejo de Seguridad de la ONU fueran capaces de consensuar una declaración en la que se pidiera el alto el fuego inmediato en Gaza y el sur de Israel.

"Como presidente del Consejo tengo que decir que no hubo acuerdo entre los miembros tras la larga sesión de consultas mantenida, aunque sí hubo fuertes convergencias para instar a un alto el fuego inmediato, permanente y plenamente respetado", anunció el embajador de Francia ante la ONU, Jean Maurice Ripert, al final de la reunión.

Ripert, que este mes preside el Consejo, explicó que durante la reunión los miembros de ese órgano coincidieron en "una profunda preocupación por la escalada de la violencia y el deterioro de la situación en Gaza y el sur de Israel".

Añadió que también coincidieron en la necesidad de instar a ambas partes a que protejan a la población civil y en apoyar "todos los esfuerzos diplomáticos regionales e internacionales que se llevan a cabo para resolver la crisis".

Previamente los países árabes habían pedido al Consejo que hiciera un llamamiento al alto el fuego inmediato, después de que el Ejército de Israel iniciara la invasión de Gaza.

"Necesitamos del Consejo una reacción esta misma noche que detenga de inmediato esta nueva agresión contra nuestra gente en Gaza", aseguró el representante palestino ante la ONU, Ryad Mansur, en declaraciones previas a las consultas mantenidas en Nueva York a puerta cerrada.

Para ello, Libia hizo circular entre los miembros del Consejo un borrador de "declaración presidencial", que no habría tenido el carácter vinculante que tendría una resolución, pero que habría servido para mostrar una opinión común por parte del máximo órgano de Naciones Unidas.

Además, la declaración presidencial habría tenido un carácter más oficial que la "declaración de prensa" que sí lograron consensuar el 27 de diciembre, el día en que comenzó la ofensiva, y que, según el borrador filtrado a la prensa, se expresaba prácticamente en los mismos términos.

Sin embargo, y según señaló el embajador de Libia ante la ONU, Giadalla Ettalhi, tras la reunión, "desafortunadamente Estados Unidos se ha expresado en contra de que salga cualquier producto o resultado del encuentro de hoy".

El borrador manifestaba "la seria preocupación del Consejo por el recrudecimiento de la situación en Gaza" y pedía a Israel y Hamás que detuvieran de inmediato todas las actividades militares.

Además, reclamaba que se atendieran las necesidades humanitarias y económicas en la Franja, lo que incluía la apertura de los puestos fronterizos.

El embajador adjunto de EEUU ante la ONU, Alejandro Wolff, explicó que en vista de que Hamás no atiende al llamamiento del cese de la violencia que el máximo órgano de Naciones Unidas emitió la semana pasada, una nueva declaración "no tendría base para el éxito" y ello "no reforzaría al Consejo".

Antes de que comenzara la reunión, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró su "preocupación y decepción" por la nueva etapa en la que ha entrado el conflicto en Gaza.

"Ban está profundamente preocupado por la seria escalada de violencia iniciada en Gaza, incluido el lanzamiento de una operación de tierra en la Franja, el uso de artillería pesada y el continuo disparo de cohetes", aseguró su portavoz, Michele Montas.

Añadió que el secretario general ha hablado con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y le ha transmitido su "extrema preocupación y decepción".

Durante este fin de semana, representantes de países árabes viajan a Nueva York para aumentar los esfuerzos diplomáticos encaminados a lograr que el Consejo exija un alto el fuego inmediato.

Según fuentes diplomáticas, está previsto que el domingo llegue el ministro de Exteriores palestino, Riad el Malki, así como los de Libia, Abdel Rahman Shalgam, y Marruecos, Taib Al Fasi Al Fifri.

Para el lunes llegarán también los ministros de Exteriores de Líbano, Yemen, Arabia Saudí y Jordania, mientras que se ha descartado, según las mismas fuentes, la presencia de sus homólogos de Qatar y Egipto.


Contenido patrocinado

Otras noticias