Buscar

La oposición griega presenta una moción de censura contra el Gobierno por Macedonia

EFE
14/06/2018 - 19:15

Atenas, 14 jun (EFE).- La oposición conservadora griega presentó hoy una moción de censura contra el Gobierno de Alexis Tsipras por el acuerdo sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), un compromiso logrado tras varias décadas de negociaciones y que se ha topado con una fuerte resistencia en ambos países.

La moción cuestiona que el Gobierno tenga derecho a firmar un acuerdo de semejante magnitud sin consultar previamente al Parlamento.

El líder de Nueva Democracia, Kyriakis Mitstotakis, aprovechó su intervención en el crucial debate sobre las últimas reformas económicas antes de la salida del rescate para anunciar su intención de presentar esta moción, cuyo debate comenzó tan solo dos horas después.

El guión propuesto por la mesa del Parlamento contempla que la votación tenga lugar en la medianoche del sábado, si bien no se excluye que sea el domingo.

La celeridad con la que el Gobierno accedió a tramitar esta moción -la Constitución da al Gobierno un máximo de dos días para ello- es señal de que Tsipras, del izquierdista Syriza, se ha propuesto proseguir sin dilación con el calendario previsto, que contempla una firma del acuerdo entre los ministros de Exteriores en los próximos días.

Tsipras aseguró que la moción es "un regalo bienvenido", que ofrece una "excelente" oportunidad para confrontar al partido de Mitsotakis con los cambios de postura que ha mantenido sobre esta cuestión a lo largo de las últimas décadas.

El argumento esgrimido por Mitsotakis a la hora de pedir este voto es que Tsipras no tiene "legitimidad" para suscribir un acuerdo internacional sin contar siquiera con el respaldo de su socio de Gobierno, los nacionalistas Griegos Independientes (ANEL) del ministro de Defensa, Panos Kammenos.

El líder de ANEL se había pronunciado desde un principio contra todo compromiso que incluyera el término de Macedonia -el acuerdo estipula que ARYM pasará a llamarse Macedonia del Norte- y aseguró que ninguno de sus ocho diputados lo respaldará.

No obstante, Kammenos no cuestionó su permanencia en el Gobierno, por lo que se espera que la moción de censura únicamente sirva para echar arena en el engranaje del largo proceso de ratificación.

Este es especialmente complicado en ARYM, donde además de una primera votación sobre el acuerdo en sí, prevista ya para la semana próxima, es necesario un referendo popular y una reforma de la Constitución, que deberá ser respaldada por dos tercios del Parlamento.

Salvo cambios en los próximos meses y mucha labor de convencimiento por parte del socialdemócrata Zoran Zaev, ni el plebiscito ni el voto están asegurados, habida cuenta de la potencia del principal partido de la oposición, la alianza conservadora VMRO-DPMNE, que fue la fuerza más votada en las elecciones de 2016, si bien no logró formar una coalición de Gobierno.

El primer obstáculo lo ha puesto nada menos que el presidente del país, Gjorge Ivanov, proveniente de las filas del VMRO-DPMNE, quien ha adelantado que no firmará el acuerdo.

"Este acuerdo es inaceptable e indigno. Nunca firmaré un texto tan dañino. Repito, nunca. Este acuerdo es una derrota para la República de Macedonia", dijo Ivanov en un mensaje televisado el miércoles.

El compromiso alcanzado entre Tsipras y Zaev pretende poner punto final a un conflicto que se prolonga ya mas de un cuarto de siglo y que arrancó después de la proclamación de independencia de ARYM de Yugoslavia.

En la Constitución el nombre que figura es República de Macedonia, denominación aceptada por 140 países del mundo pero rechazada por Grecia, entre otros motivos para evitar pretensiones territoriales sobre una región homónima en el norte del país.

Este rechazo llevó a que ARYM -un nombre que desde un principio ha tenido carácter provisional- no pudiera ingresar en la OTAN ni entablar negociaciones de adhesión en la Unión Europea, a pesar de haber recibido recomendaciones en siete ocasiones.

A pesar de que el compromiso alcanzado pretende respetar las diversas sensibilidades en ambos países, ha desencadenado una tormenta de críticas.

Los sentimientos nacionalistas están muy arraigados en las dos naciones, pues ambas han pasado por un proceso complicado de construcción de su nación.

Contenido patrocinado

Otras noticias