Buscar

España se compromete a seguir avanzando hacia el 2% del PIB en defensa

EFE
12/07/2018 - 18:24

Bruselas, 12 jul (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, expresó hoy su compromiso de intentar seguir avanzado hacia un gasto en España del 2% del PIB en defensa, pero reclamó que se tenga en cuenta la aportación española a la OTAN no sólo en términos financieros.

Sánchez participó en Bruselas en su primera cumbre de la Alianza y, en conferencia de prensa a su término, dijo salir "razonablemente satisfecho" porque cree que, pese a las dificultades que se preveían, se reforzó la imagen de unidad de los aliados.

El debate principal de la cumbre fue la carga de gasto de los socios de la OTAN, ante la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien saludó por primera vez Sánchez, llegó a plantear ayer que el objetivo del 2% del PIB en gasto de defensa se aumentará al 4%.

El socialista Sánchez dijo tener la intención de mantener la "hoja de ruta" trazada por el Gobierno del conservador Mariano Rajoy en relación con los gastos en defensa.

El Gobierno anterior, junto al resto de socios de la Alianza, se comprometió a conseguir que en 2024 el 2% del PIB se destine a defensa, pero posteriormente la exministra de este departamento María Dolores de Cospedal reconoció que para ese año España sólo podría gastar el 1,53% de su Producto Interior Bruto.

"Recogemos el testigo de otras administraciones. No queremos romper la coherencia de la política de defensa que España ha aportado en las últimas décadas a la OTAN. En ese sentido, intentaremos llegar a esos compromisos fijados por la anterior administración", explicó.

Sánchez recordó que en la cumbre de la OTAN celebrada en Gales en 2014 los socios de la Alianza, España entre ellos, asumieron unos objetivos de incremento de gasto que dijo se complementaron posteriormente con el desarrollo de capacidades de defensa y la contribución en operaciones a la seguridad global.

"Lo que hace el Gobierno es asumir la hoja de ruta que fue marcada en previas cumbres por el anterior Gobierno y en nuestro ánimo estará llegar a esos objetivos en el año 2024", insistió.

Pero advirtió de que eso no depende sólo de él, sino que es el Parlamento español el que tiene que aprobar los presupuestos del Estado que recogen los gastos en defensa.

Tras calificar de "razonable, posible y realista" seguir avanzando en un mayor gasto de defensa, Sánchez aseguró que "España está haciendo un enorme esfuerzo" para avanzar hacia un reparto equilibrado de las cargas.

"Somos comprensivos, empáticos con las demandas de la Administración norteamericana, pero es también importante subrayar que tenemos que evaluar a cada estado miembro en función de esos tres criterios", añadió.

Explicó que España ha incrementado notablemente en los últimos presupuestos generales del Estado la inversión en defensa, pero reconoció que queda aún un camino que recorrer hasta el 2% del PIB.

Sin embargo, destacó que en lo que tiene que ver con capacidades y contribuciones, España está "muy por encima de la media" y opinó que eso es muy importante porque se trata de aportaciones cualitativas que garantizan la seguridad global.

En concreto, destacó que España es uno de los principales contribuyentes a las operaciones militares internacionales.

En esta cumbre Sánchez se ofreció a participar en dos misiones más y, así, confirmó que España se va a hacer cargo de la misión de entrenamiento y capacitación de las unidades de las fuerzas armadas de Túnez para la lucha contra el terrorismo.

Además, si fuera necesario, lideraría igualmente la evacuación del personal de la ONU en Libia utilizando para ello el cuartel estratégico de Rota y con capacidades anfibias.

Estos ofrecimientos consideró que son una prueba más del total compromiso de España con la OTAN como garante de la paz y la seguridad, una organización que dijo que ha de adaptarse ante las nuevas amenazas y, en especial, al terrorismo.

En ese contexto, subrayó que España es frontera sur de Europa y por ello la estabilidad en la región mediterránea es una prioridad política.

Además, reafirmó la participación de España en la misión de la OTAN en el Báltico y el mantenimiento de la formación de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Sánchez aprovechó la última jornada de la cumbre para mantener una reunión con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y aunque tenía previsto otra con su homólogo de Holanda, Mark Rutte, finalmente no se celebró por problemas de agenda.

Otras noticias

Contenido patrocinado