Buscar

Cabrera: "El Supremo niega definitivamente la objeción a EpC"

Efe
17/02/2009 - 18:05

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, ha indicado hoy en declaraciones a la prensa en el Senado que las sentencias del Tribunal Supremo sobre Educación para la Ciudadanía (EpC) son absolutamente claras y niegan "definitivamente" que quepa la objeción de conciencia a esta asignatura.

"Es una asignatura exactamente igual al resto -ha insistido- y, por lo tanto, la no asistencia a clase o no presentarse a los exámenes correspondientes tendrá las mismas consecuencias que pueda tener la no asistencia a la clase de Matemáticas y la no realización de los exámenes de Matemáticas".

El Supremo ha publicado hoy el texto de las sentencias sobre cuatro recursos de casación relacionados con otras tantas familias que habían apelado al derecho de objeción, cuyo fallo denegatorio fue conocido el 28 de enero pasado.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
17-02-2009 / 18:45
Puntuación 0

Ministra, ¿a qué te suenan las siguientes frases de las sentencias?:

que "(...) Es preciso insistir en un extremo de indudable importancia: el hecho de que la materia Educación para la Ciudadanía sea ajustada a derecho y que el deber jurídico de cursarla sea válido no autoriza a la Administración educativa -ni tampoco a los centros docentes, ni a los concretos profesores- a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas.".

Así, "Las materias que el Estado, en su irrenunciable función de programación de la enseñanza, califica como obligatorias no deben ser pretexto para tratar de persuadir a los alumnos sobre ideas y doctrinas que -independientemente de que estén mejor o peor argumentadas- reflejan tomas de posición sobre problemas sobre los que no existe un generalizado consenso moral en la sociedad española."

En una sociedad democrática, agrega la sentencia, "no debe ser la Administración educativa -ni tampoco los centros docentes, ni los concretos profesores- quien se erija en árbitro de las cuestiones morales controvertidas".

¿No es reconocer vuestra intención adoctrinadora?

Menos lobos y triunfalismos, que se os ha visto el plumero.