Buscar

7-J: El PSOE trata de minimizar los daños con el debate sobre el estado de la Nación

Antonio Papell
26/04/2009 - 13:51
El jefe del Ejecutivo, pensativo.

El Gobierno parece ser consciente de que no ha acertado a gestionar la crisis económica, no tanto en lo referente a las medidas que había que adoptar sino más bien en lo tocante al enfoque del problema y al liderazgo que debía desplegar. Ahora, ha tomado la decisión de adelantar el debate del Estado de la Nación. ¿Por qué?

Salvo algunos errores abultados los 400 euros- y algunos fallos en la implementación de medidas acertadas la inversión municipal que está realizándose pudo hacerse más atinadamente, en actuaciones más útiles y más intensivas en mano de obra-, el Ejecutivo está llevando a cabo políticas de demanda de corte keynesiano que son semejantes a las que han puesto en marcha los norteamericanos y los europeos. Pero la llamativa incapacidad para advertir la magnitud de la catástrofe y el optimismo sobreactuado de Rodríguez Zapatero están generando una corriente adversa que probablemente pasará factura a la mayoría gubernamental el 7-J. Como, por otra parte, les ocurrirá a otros muchos gobiernos europeos: la crisis generará sin duda un voto de castigo a los Ejecutivos en estas elecciones de medio mandato que, en teoría, no tienen efecto alguno sobre la política interna de los países que vayan a las urnas.

Los socialistas admiten malos presagios

En previsión de un mal resultado en las europeas, que pronostican incluso los más altos dirigentes socialistas (José Blanco acaba de reconocer estos malos presagios en una entrevista), Zapatero ha decidido tomar la iniciativa para minimizar daños.

Este móvil explica que el cambio de Gobierno tuviera lugar antes y no después del 7-J. Y que igualmente el jefe del Ejecutivo haya decidido celebrar el debate sobre el Estado de la Nación de este año el 12 y 13 de mayo, diez días antes de que comience la campaña electoral previa a las elecciones al Parlamento Europeo, que en esta ocasión más que otras veces serán una especie de plebiscito interior.

Descartado el pacto de Estado con el argumento de que el Gobierno no está dispuesto a pactar con el PP recortes en las políticas sociales ni el abaratamiento del despido, es probable que Zapatero intente recuperar en el debate cierta credibilidad en el terreno económico pergeñando un plan integral que reúna las medidas en marcha y otras nuevas que refuercen una estrategia con mayor coherencia interna.

El milagro de la financiación, un misterio

Esta maniobra podría tener cierto éxito si Zapatero pudiera contar con el respaldo de unas minorías de CiU especialmente- satisfechas tras un acuerdo de financiación autonómica, pero es poco probable que Chaves y Salgado hayan conseguido el milagro antes del 12 de mayo. Si no hubiera acuerdo, es obvio que el PSOE tendría muchas dificultades para sacar adelante resoluciones tras el debate sobre el estado de la Nación, por lo que su celebración podría poner aún más de manifiesto la soledad del grupo socialista y tener por tanto un efecto inverso al deseado.

Es patente que el Partido Popular de Rajoy está acariciando la idea de presentar una moción de censura, pues, aunque es prácticamente imposible que prospere, sería un nuevo elemento de desgaste del Gobierno que podría precipitar una convocatoria anticipada de elecciones.

En principio, el hecho de que el debate sobre el estado de la Nación sea antes y no después del 7-J dificulta la estrategia del principal partido de la oposición dado que cabía la posibilidad de que Rajoy intentara aprovechar el gran debate anual tras una derrota socialista para anunciar la moción de censura.

En definitiva, el fortísimo crecimiento del paro, hasta más allá de todas las previsiones, convierte el 7-J en una dificilísima prueba para el Gobierno, que, para sobrevivir al naufragio, habrá de desplegar todo su potencial. Zapatero está, en fin, frente a su peor encrucijada.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
27-04-2009 / 05:53
carlos
Puntuación 0

Sin embargo, Rajoy no se ha dado cuenta y si lo ha hecho no lo parece, de la importancia hoy más que nunca de presentar una alternativa sólida, con un equipo económico mucho más que fuerte. Primeras figuras de reconocido prestigio económico. La estrategia del PSOE es clara, la culpa de la crisis es exógena y nadie de dentro la puede arreglar, si viene la derecha, recortes sociales de todo tipo y despido barato. Y mientras, Montoro por ahí.....