Buscar

Marchas a favor y en contra de Zelaya a la espera de la OEA en Honduras

EFE
2/07/2009 - 19:14

Tegucigalpa, 2 jul (EFE).- Seguidores y detractores del depuesto Manuel Zelaya volvieron a marchar hoy en Honduras, mientras el nuevo Gobierno asegura que espera a una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que no ha sido confirmado.

El nuevo presidente del país, Roberto Micheletti, anunció el miércoles por la noche que esperaba la llegada de una misión de la OEA, pero no dio detalles e incluso reconoció que no tenía "confirmación".

También dijo que el ultimátum de 72 horas dado por esa organización para que el depuesto Manuel Zelaya sea restituido en el Presidencia de Honduras había sido retirado, lo cual fue negado a Efe por fuentes de la OEA en Washington.

"No tenemos ninguna información de nuestra sede en Washington, no sabemos si es verdad o no", indicó hoy a Efe una fuente de la OEA en Tegucigalpa al ser preguntada sobre la posible visita de esos delegados.

Según las fuentes del organismo consultadas en Washington, el secretario general de la OEA, Jose Miguel Insulza, ha "intensificado" en las últimas horas las gestiones con la sociedad hondureña en pro de la restitución del presidente depuesto, mientras sopesa si finalmente viaja a Honduras.

Las fuentes dijeron que a lo largo del día podría determinarse si finalmente Insulza, que está hoy en Guayana, necesita ir a Honduras para completar el mandato que le dio la Asamblea General de la organización el pasado miércoles en Washington.

Zelaya fue sacado por la fuerza del poder y del país por los militares el pasado domingo, y ese mismo día fue destituido por el Congreso, que nombró en su lugar a Roberto Micheletti, hasta entonces al frente del poder legislativo.

En un mismo día, Micheletti ha asegurado que Zelaya se fue por su propia decisión y también que lo hizo obligado por una orden de la Justicia.

Tras anunciar inicialmente que iba a regresar al país hoy, Zelaya decidió posponer su viaje para el próximo sábado, al término del ultimátum de 72 horas dado por la OEA al gobierno de Micheletti.

Mientras tanto, alrededor de 1.500 seguidores de Zelaya volvieron a marchar hoy en Tegucigalpa y varios miles de manifestantes, según medios locales, lo hacían al mismo tiempo en su contra en San Pedro Sula, la capital industrial y económica del país.

Los organizadores de esta última marcha esperan a 20.000 personas para hoy en esa ciudad, y también una asistencia multitudinaria en El Progreso, localidad cercana a San Pedro (norte del país).

Hasta ahora, los detractores de Zelaya han conseguido llevar más gente a las manifestaciones que sus seguidores, aunque, en la capital, los números se limitan a entre 4.000 y 5.000.

Los medios locales, que en sus espacios ofrecen fundamentalmente la versión oficial de los acontecimientos, no están dando seguimiento a las marchas contrarias al Gobierno en el interior.

Además, el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos (Codeh), Andrés Pavón, ha denunciado la persecución por parte del gobierno de dirigentes de sectores que apoyan a Zelaya.

Los seguidores del depuesto presidente acusan a los empresarios de estar obligando a trabajadores a asistir a las movilizaciones de apoyo a Micheletti y de estar pagando a parte de los manifestantes, exactamente las mismas acusaciones que hasta el domingo se vertían contra el Gobierno de Zelaya desde la oposición.


Otras noticias

Contenido patrocinado


El flash: toda la última hora