Buscar

Se reanuda en Costa Rica la negociación sobre el futuro político de Honduras

EFE
19/07/2009 - 20:40

San José, 19 jul (EFE).- Las partes en conflicto en Honduras volvieron hoy a la mesa de negociación para decidir si aceptan o no la propuesta del presidente costarricense, Óscar Arias, para poner fin a la crisis política de ese país.

Los grupos designados tanto por el presidente depuesto, Manuel Zelaya, como por el nuevo gobernante de ese país, Roberto Micheletti, retomaron las conversaciones en la residencia particular del presidente costarricense y Premio Nobel de la Paz después de largas discusiones en la víspera.

El primero de los siete puntos expuestos ayer por Arias es la restitución en el poder del presidente depuesto, Manuel Zelaya, y es precisamente el tema más polémico de la discusión.

La posibilidad del regreso de Zelaya, quien fue derrocado hace tres semanas en un golpe de Estado, es la principal razón por la que la delegación del mandatario en ejercicio de Honduras, Roberto Micheletti, solicitó anoche más tiempo para realizar consultas a Tegucigalpa.

El sábado, la jornada de diálogo se extendió por más de diez horas y al final Arias anunció que a pesar de la "discusión franca y constante, aun hay muchas diferencias" y reconoció que se requiere "un esfuerzo de flexibilidad para acercar posiciones".

La ex ministra de Energía de Zelaya, Rixi Moncada, destacó que esta delegación aceptó en un principio la propuesta de Arias, resaltando que ésta incluye el regreso de Zelaya al poder a partir del próximo 24 de julio.

Sin embargo, Carlos López, actual canciller hondureño y líder del grupo que representa a Micheletti, fue enfático en que aun no se ha llegado a ningún acuerdo definitivo y que es necesario "un examen profundo" para analizar la legalidad de las medidas sugeridas por el mediador.

Los otros puntos de la propuesta formulada por Arias incluyen "la conformación de un gobierno de unidad y reconciliación nacional compuesto por representantes de los principales partidos políticos".

También una amnistía general para los delitos políticos y la "renuncia expresa" de Zelaya a realizar cualquier consulta popular no autorizada por la Constitución de su país.

El mediador también propuso anticipar las elecciones hondureñas para el 25 de octubre y que el comando de las Fuerzas Armadas hondureñas pase del Poder Ejecutivo al Tribunal Supremo Electoral un mes antes de las elecciones "para garantizar la transparencia y la normalidad" de los comicios.

La última idea lanzada por Arias es la conformación de "una comisión de verificación compuesta por hondureños notables y miembros de organismos internacionales, en especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) que vigilen el cumplimiento de estos acuerdos y supervise el correcto retorno al orden constitucional" en el país.

Honduras se encuentra en una profunda crisis política desde el pasado 28 de junio, cuando Zelaya fue expulsado del poder en un golpe de Estado y el Congreso nombró en su lugar a Micheletti, quien no cuenta con reconocimiento internacional.

El proceso de mediación liderado por Arias se inició el pasado 9 de julio y cuenta con el respaldo de la OEA y del gobierno de EE.UU.

Otras noticias

Contenido patrocinado