Buscar

La financiación divide al PP

Antonio Papell
19/07/2009 - 20:54

El Partido Popular no ha salido indemne del nuevo modelo de financiación planteado por el Gobierno el pasado miércoles en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Hoy, la disciplina de partido se ha revelado endeble. La Comunidad de Madrid ha sido la primera en manifestar discrepancias.

Ante aquella propuesta, efectuada el domingo anterior por la vicepresidenta Salgado, sorprendente para la mayor parte de los actores concernidos, hubo unanimidad (real o forzada en alguna medida) en el Partido Socialista y división de opiniones en el Partido Popular: en tanto Madrid, Valencia y Rioja pretendían votar en contra, las demás comunidades populares ?Galicia, Murcia, Castilla-León- preferían optar por la abstención.

Finalmente, Génova impuso su criterio uniforme: las comunidades populares se abstendrían. Y hubo disciplina, aunque el consejero de Economía de Madrid, Beteta, subrayase aparatosamente que la abstención no suponía, en su caso, conformidad.

Pero hoy, domingo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, en declaraciones a ?El Mundo?, ha manifestado con énfasis que ?El PP debería haber votado contra la financiación?, y ha culpado del ?error? a Javier Arenas.

Irritación entre las filas populares

Naturalmente, en el partido se ha recordado a Aguirre, con visible irritación, que tras las últimas entrevistas que ella misma ha mantenido con el presidente Rodríguez Zapatero se ha deshecho en elogios hacia las propuestas del jefe del Ejecutivo, que prometían ?como así ha sido- que la nueva financiación se basaría en el criterio dominante de la población (desde el modelo actual, de 2001, Madrid no había podido revisar esta variable, pese a que desde entonces ha ganado más de un millón y medio de habitantes).

No hacen falta grandes dotes analíticas para entender que la disidencia de Aguirre no se debe tanto al modelo de financiación en sí cuanto a su rivalidad con Rajoy, a quien acusa de no haberla defendido suficientemente en el ?caso Gürtel?, en que se ha dejado caer a los implicados madrileños del escándalo mientras se tenía toda clase de contemplaciones con los valencianos.

Aguirre sabe perfectamente que Madrid se beneficia notablemente del nuevo modelo, que ?sea o no a causa de las presiones catalanas- beneficia a las regiones más dinámicas, es decir, reduce el grado de solidaridad que éstas desempeñan con respecto a las más atrasadas. En efecto, de la nueva recaudación fiscal, que ahora incluye una mayor cesta de impuestos compartidos (50% del IRPF, 50% del IVA, 58% de los impuestos especiales), el 75% pasa a engrosar la caja común que servirá para financiar por igual los servicios públicos fundamentales de todas las comunidades y el 25% queda directamente en manos de la comunidad recaudadora. También es consciente la presidenta de que las diferencias entre Madrid y Cataluña en el teórico reparto de los algo más de 11.000 M? que aporta el Estado se deben a que Cataluña tiene más competencias que Madrid (las Cercanías, la policía autonómica, las prisiones, los puertos, el bilingüismo, etc., etc.).

Las órdenes de Rajoy

Por lo demás, la abstención ordenada por Rajoy es razonable: el líder de la oposición es consciente de que el modelo, aunque elogiado por ERC, no responde en absoluto a las servidumbres estatutarias (hoy mismo, Artur Mas así lo reconoce, en tanto CiU asegura que hay en él al menos nueve grandes incumplimientos de la carta catalana) ya que más bien avanza hacia un federalismo simétrico, como corresponde al espíritu del Estado de las Autonomías. Y aunque retóricamente anuncie reformas para cuando gobierne, sabe que no habrá mudanzas si el sistema funciona realmente. Por añadidura, no tenía sentido votar en contra del modelo, que beneficia objetivamente a todas las regiones porque les aumenta los recursos, si a posteriori se pensaba aceptarlo en la práctica.

Todo ello sugiere que Aguirre no ha desistido de optar al liderazgo del Partido Popular en el próximo Congreso, bien pretendiendo también la candidatura a la presidencia en las elecciones del 2012, bien manteniendo a Rajoy como cabeza de cartel. A fin de cuentas, si el ?caso Gürtel? se complica, será Rajoy el más damnificado puesto que la presidenta madrileña se ha deshecho desde el primer momento de quienes ocupaban algún cargo en la trama madrileña del oscuro asunto.

Las espadas siguen, pues, en alto en el interior del PP.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
19-07-2009 / 23:40
toni
Puntuación 0

rajoy, dato por "ebartelado"...