Buscar

Destacamos
El 'efecto Alguacil' se lleva por delante al Atlético y acerca el alirón del Barcelona

El presidente de Ecuador teme que los militares estén en "conspiración" contra el Gobierno

EFE
1/01/2010 - 20:24

Quito, 1 ene (EFE).- El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, expresó su temor de que militares, vinculados con un grupo opositor, estén involucrados en una supuesta "conspiración" para desestabilizar a su Gobierno.

Correa, en declaraciones a la agencia pública de noticias Andes, señaló que esos militares estarían, según él, vinculados al ex presidente Lucio Gutiérrez, ex coronel del Ejército y cabeza visible de la oposición.

"Hay una conspiración para desestabilizar al Gobierno, en la que están involucrados ciertos elementos de las Fuerzas Armadas, vinculados a los Gutiérrez", los militantes del Partido Sociedad Patriótica (PSP), que lidera el ex coronel opositor, afirmó Correa.

El mandatario dijo que conoce que en varios cuarteles han circulado correos electrónicos en los que se afirman que el Gobierno eliminaría el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFA) y la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE).

"Eso es mentira" y forma parte de la trama de confabulación que, supuestamente, adelanta la oposición, añadió Correa quien, no obstante, presagió que ese tipo de movimientos no tendrán éxito, porque se toparán con el apoyo popular a su gestión.

Será la población la que decida "si quiere volver al pasado o prefiere mirar hacia al futuro", añadió el jefe del Estado, tras apostillar que, como el suyo, "no hay Gobierno que se haya legitimado tanto en las urnas y que se haya expuesto tantas veces al escrutinio ciudadano".

Se refirió a la serie de triunfos electorales que ha logrado en los últimos cuatro años, que incluyen dos comicios presidenciales y un referendo constitucional, así como al apoyo popular de casi el 60 por ciento que le asignan varias encuestas.

Por otra parte, Correa aseguró que este enero será difícil para su Gobierno, por la serie de movilizaciones anunciadas por organizaciones como las sindicales e indígenas, así como la "arremetida" de medios de comunicación, que se oponen a una nueva Ley que regula ese sector.

"Desde el primer día (del Gobierno, el 15 de enero de 2007), nosotros hemos tenido, no oposición, porque eso tiene otro concepto; hemos tenido obstrucción, conspiración y desestabilización", señaló el gobernante, que se declara como un humanista de izquierdas.

Correa aseguró que ha podido sortear la supuesta obstrucción de la oposición con base en el apoyo popular. "Les hemos dado con la piedra en los dientes, porque ese Ecuador profundo, que no sale en los medios, está contento" con la gestión del Gobierno, añadió.

Asimismo, admitió que grupos políticos antiguos aliados suyos, como el izquierdista Movimiento Popular Democrático (MPD), "que es un franco tirador", reactivarán su oposición, además del gremio de universidades, que se resiste a una reforma.

Sobre las anunciadas protestas para enero de la organización indígena, la más importante del país y antigua aliada de su Gobierno, Correa dijo que a ese colectivo "le falta una visión enorme y siempre se presta para los juegos de la derecha".

Los indígenas, según Correa, "protestan sin argumentos, porque tienen un proyecto político propio y creen que, dañando a todos los Gobiernos, independientemente de su línea, van a llegar a (concretar) proyectos como en Bolivia".

Correa también admitió que su movimiento, Alianza País, no ha logrado fortalecerse como organización, pese al gran apoyo popular al proyecto del Gobierno.

"Esa es la gran crítica que siempre hago a nuestros militantes. Somos el triple, pero no estamos organizados", manifestó el gobernante y recalcó que uno de los objetivos de su movimiento es mejorar su organización y robustecer el apoyo ciudadano.

Otras noticias

Contenido patrocinado