Buscar

Un enfrentamiento marca la Cumbre de la Unidad

EFE
23/02/2010 - 21:00

Playa del Carmen (México), 23 feb (EFE).- La denominada Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, el foro llamado a consagrar un mecanismo regional "sin tutelas externas", quedó marcada por una pelea entre presidentes que, más allá de lo anecdótico, revela las diferencias que sigue habiendo en la región.

Ni el apagón informativo que, a petición de los cancilleres de la región, acompañó la primera jornada de la reunión y que impidió a los periodistas seguir el desarrollo de las sesiones, evitó que el duro enfrentamiento de los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Colombia, Álvaro Uribe, haya sido la gran noticia de la Cumbre.

Las palabras de Uribe: "sea varón y quédese aquí y hablemos de frente, porque usted a veces insulta en la distancia", y el "vete al carajo" que le espetó Chávez en respuesta corrieron a lo ancho y largo del complejo turístico de Playa del Carmen, en la paradisiaca Riviera Maya mexicana, en que se desarrolló la Cumbre.

El incidente, uno más entre ambos mandatarios, se produjo después de que Uribe apelara a que la Cumbre sirviera de escenario para resolver los problemas bilaterales y comparara la congelación de las relaciones comerciales con Colombia decidida por Chávez en 2009 con el bloqueo que Estados Unidos mantiene sobre Cuba.

Todo esto ocurría mientras los jefes de Estado avanzaban en la alumbramiento de una Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que, en palabras del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, será la "personalidad" de la región.

El nuevo mecanismo regional que nace con aspiraciones de absorber o integrar -aún está por ver- a otros organismos regionales, hoy por hoy no deja de ser el último producto en la prolífica lista de organizaciones regionales y no evita que queden de nuevo al descubierto las enormes diferencias de fondo entre países.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, defendió la importancia de asegurar la unidad de la región "mas allá de cualquier diferencia coyuntural", pero otros mandatarios como el ecuatoriano, Rafael Correa, no esconden que los rifirrafes constantes entre los Gobiernos andinos no ayudan a ese proceso.

"Los conflictos o impases entre Colombia y Venezuela y Colombia y Ecuador por supuesto que afectan el proceso de integración y hay que buscar la forma de superarlos", dijo Correa anoche a los periodistas.

Para Correa, "la inestabilidad viene desde Colombia", por su "grave conflicto interno".

El presidente ecuatoriano fue precisamente uno de los protagonistas de la anterior Cumbre del Grupo de Río, en República Dominicana, dominada por otra crisis: la surgida tras el bombardeo de fuerzas colombianas a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano con el resultado de 26 personas muertas.

Correa y Uribe sostuvieron la víspera su primer encuentro bilateral desde el bombardeo de marzo del 2008 y aunque el ecuatoriano destacó la importancia del paso dado hacia la normalización de las relaciones dijo que ese proceso se hará "no sin beneficio de inventario" y "sin jamás olvidar el pasado".

Al menos los países latinoamericanos y caribeños han encontrado en la Cumbre de la Unidad una fórmula novedosa, la del "grupo de países amigos", para que las diferencias de los países de la región se traten de resolver con la ayuda de la propia región.

El presidente dominicano, Leonel Fernández, que encabezará ese grupo, explicó que la diferencia "latente" entre Venezuela y Colombia obliga a crear un espacio de concertación y diálogo, que permita establecer los vínculos comerciales "normales" entre ambas naciones.

Según Calderón, tras el incidente, ambos países "acordaron conducirse a través del diálogo respetuoso" y construir las condiciones que lo hagan posible, evitando recriminaciones mutuas.

Los dos países acordaron, además, rebajar el tono de sus comentarios recíprocos para tratar de aliviar la tensión existente.

Acordada la tregua, por lo menos en México, entre Venezuela y Colombia, el presidente de Bolivia, Evo Morales, salió a hacer el último aporte a la polémica al acusar a Uribe de ser "un agente del imperio" que sólo asistió a la Cumbre del Grupo de Río para "empantanar" y tratar de hacer "fracasar" la reunión.

"Los agentes de Estados Unidos vienen a tratar de empantanar y hacer tratar de fracasar este evento", aseguró Morales, quien acusó a Uribe de viajar a Cancún solo "para la foto y para el almuerzo".

Otras noticias

Contenido patrocinado