Buscar

DESTACAMOS
Atlético y Real Madrid firman las tablas en el derbi y quedan a diez puntos del Barcelona

Calderón defiende a los migrantes mexicanos y pide más ayuda de EEUU

EFE
20/05/2010 - 19:22

Washington, 20 may (EFE).- El presidente de México, Felipe Calderón, hizo hoy ante el Congreso de EEUU una férrea defensa de los inmigrantes y pidió la ayuda de este país para confrontar los retos comunes como la inmigración ilegal, el narcotráfico y la integración de Norteamérica.

Durante un enérgico discurso de poco más de media hora ante una sesión conjunta del Congreso, Calderón afirmó que México, con la ayuda de EEUU, lucha por frenar la inmigración ilegal hacia EEUU, combate "con determinación y valor" la amenaza del narcotráfico, y fomenta el desarrollo de América del Norte para que sea "la región más fuerte y próspera en el mundo".

Calderón, que fue recibido con ovaciones y aplausos que se prolongaron durante tres minutos, ofreció su discurso ante miembros de ambos partidos en el Congreso y del cuerpo diplomático, así como activistas comunitarios de todo el país.

El mandatario mexicano arrancó aplausos cuando condenó nuevamente, como lo hiciera ayer, la ley SB1070 que criminaliza la presencia ilegal en Arizona y que, a su juicio, introduce "la terrible idea de discriminación racial" en la aplicación de la ley.

Sobre la lucha contra el narcotráfico, Calderón explicó que su objetivo primordial es "garantizar la seguridad de las familias mexicanas quienes se encuentran bajo amenaza de los abusos y los actos perversos de los criminales".

Esa lucha, añadió, "costará tiempo y dinero, y lamentablemente, a nuestro gran pesar, costará también vidas humanas. Esta es una batalla que tiene que ser peleada, porque lo que está en juego es el futuro de nuestras familias".

Reiteró lo que ya ha dicho en México: "es una batalla que unidos los mexicanos vamos a ganar".

Calderón dijo que, pese a la ayuda de EEUU mediante la Iniciativa Mérida, México también necesita la cooperación de Washington para "detener el flujo de armas de alto poder y otro armamento letal a través de la frontera".

En ese sentido, dijo que respeta que la Segunda Enmienda de la Constitución de EEUU garantice la tenencia de las armas, pero destacó que muchas armas terminan "en manos de criminales" y tan sólo en los últimos tres años, México ha incautado 75 mil pistolas y armas de alto poder.

El 80 por ciento de las que se han podido rastrear provienen de Estados Unidos y el incremento de la narcoviolencia en México ha coincidido con la derogación en 2004 de una ley que prohibía las armas de asalto en EEUU.

Por ello, dijo que si los estadounidenses "no regulan adecuadamente la venta de estas armas, nada garantiza que los criminales aquí en Estados Unidos, con acceso a estas mismas armas no decidirán a su vez apuntarlas a las autoridades y los ciudadanos estadounidenses".

"Entiendo completamente la sensibilidad política de este tema. Pero quisiera pedir al Congreso que nos ayuden y que entiendan lo importante que es esto para nosotros y apliquen la legislación para detener el abastecimiento de este tipo de armas a los criminales, y les pediría que consideren la restitución" de esa ley, enfatizó Calderón.

El mandatario también hizo un llamamiento para que EEUU y México trabajen juntos para consolidar a América del Norte "como la región más competitiva del mundo".

"Generemos juntos más empleos para los trabajadores estadounidenses, y más empleos para los trabajadores mexicanos", dijo.

Con eso, Calderón afirmó que no le da gusto la emigración ilegal de México hacia EEUU porque con ese fenómeno "nuestras comunidades pierden lo mejor de su gente: la más trabajadora, la más dinámica, sus líderes".

En español dijo a los mexicanos en EEUU "que los admiramos, que los extrañamos, que estamos luchando por sus derechos y que estamos trabajando duro por México y por sus familias".

Asimismo, aseguró que reconoce el derecho de cualquier país de hacer cumplir sus leyes "pero lo que necesitamos hoy es arreglar un sistema que no funciona".

"Es tiempo ya de que Estados Unidos y México trabajemos juntos en este asunto. Es tiempo ya de reducir las causas de la migración y de transformar este fenómeno en uno caracterizado por un flujo legal, ordenado y seguro de trabajadores y visitantes", subrayó.

El mandatario concluyó su discurso con un "Que Dios bendiga a EEUU" en inglés y un "Viva México!".

Calderón concluye hoy una visita de Estado de dos días en Washington, que el miércoles incluyó una reunión y una rueda de prensa conjunta con el presidente Barack Obama, y una cena de Estado en la Casa Blanca.

Es el primer discurso de un mandatario mexicano ante el Congreso desde septiembre de 2001, cuando el entonces presidente Vicente Fox, también instó al Legislativo a que aprobase una reforma migratoria integral.

Otras noticias

Contenido patrocinado