Buscar

Uriarte afirma que la Iglesia no puede influir en el voto

Agencias
24/02/2008 - 10:10

El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, realizó este sábado unas duras declaraciones contra la carta de la Conferencia Episcopal, del pasado 31 de enero, en la que los prelados pidieron no votar a quien negocie con ETA o legisle el matrimonio homosexual y educación para la ciudadanía.

El Obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, ha reconoció que en momentos electorales, los responsables de la Iglesia católica "pueden proponer criterios éticos que ayuden a emitir un voto ponderado y responsable". En este sentido, ha explicado que dicha propuesta incluye los criterios "relativos a los derechos humanos", pero también "otros" que tienen "rango de magisterio auténtico" en la diócesis donostiarra, como el que afirma que "el diálogo es una herramienta insustituible para la paz que tanto deseamos".

Evitar el partidismo

En la sesión ordinaria del Consejo Pastoral Diocesano celebrada el sábado bajo el tema de la Pastoral Familiar, Uriarte también pidió a los responsables eclesiales que eviten "con sumo cuidado cualquier signo o apariencia de proclividad partidista, particularmente en tiempo electoral o preelectoral".

Estas afirmaciones de monseñor Uriarte se produjeron como respuesta, en el turno de ruegos y preguntas, a las cuestiones planteadas por los consejeros sobre los asuntos "que preocupan a la comunidad cristiana de Guipúzcoa, en particular las que se refieren a las próximas elecciones".

Derecho a dirigirse a los católicos

Uriarte ha asegurado que los responsables de la Iglesia tienen "el derecho cívico" de dirigirse públicamente a los católicos y "a todos aquellos que quieran escucharles" para exponerles el mensaje del Evangelio.

"En momentos electorales pueden proponer criterios éticos que ayuden a emitir un voto ponderado y responsable. Ninguna instancia social o política debería, en principio, considerar una injerencia este proceder eclesial", ha señalado.

Sobre este proceder, ha advertido de que se ha de poner "sumo cuidado" para "evitar cualquier signo o apariencia de proclividad partidista, particularmente en tiempo electoral o preelectoral" porque, aseguró recordando la Encíclica ''Centesimus Annus'' de Juan Pablo II, "la Iglesia respeta la legítima autonomía del orden democrático, pero no posee título alguno para expresar preferencias por una u otra solución institucional o constitucional".


Otras noticias

Contenido patrocinado