Buscar

Deportes
Nadal y Federer ganan su primer partido como pareja de dobles y ponen a Europa a un paso de la Laver Cup

Las protestas se extienden en India y el gobierno del Tíbet en el exilio teme más muertos

EFE
21/03/2008 - 12:08

Nueva Delhi, 21 mar (EFE).- Tras una semana de disturbios en la capital del Tíbet, Lhasa, el gobierno tibetano en el exilio teme que las víctimas mortales superen el centenar, mientras las protestas contra el Ejecutivo chino se extienden hoy al noreste de la India.

Un portavoz de las autoridades tibetanas en el exilio, Thubten Samphel, aseguró a Efe que hasta el momento han podido confirmar la muerte de 99 tibetanos, 80 de ellos en Lhasa y 19 tiroteados por la Policía en la provincia china de Gansu.

Sin embargo, una fuente tibetana en el exilio citada por la emisora "Radio Free Asia" señaló que otros quince tibetanos perdieron la vida en choques con agentes en la región limítrofe de Sichuan.

Samphel dijo estar al tanto de los disturbios en Sichuan y agregó que la cifra total de muertos podría superar el centenar, aunque matizó que por el momento no disponen de datos "oficiales" sobre los enfrentamientos en esta región.

China reconoció hoy por primera vez que la Policía ha disparado contra manifestantes tibetanos y ha causado heridas a cuatro personas en Sichuan, donde se extendieron las protestas desde Lhasa, al igual que a Gansú y Qinghai, regiones con importante presencia tibetana.

En lugar de atenuarse, las manifestaciones de tibetanos en el exilio también se están propagando en territorio indio.

Si la mayoría de ellas se concentraban hasta ahora en Nueva Delhi y en la localidad septentrional de Dharamshala, donde reside el Dalai Lama, unos 300 activistas pro tibetanos del noreste del gigante asiático iniciaron hoy una gran marcha que les ha de llevar hasta la región de Sikkim, fronteriza con el Tíbet.

Según un comunicado de un grupo de juventudes tibetanas del noreste de la India (Netyc, siglas en inglés), la intención de los activistas, que parten de la localidad bengalí de Siliguri, es "unirse" a las protestas pacíficas que están teniendo lugar en el Tíbet.

"Tibetanos de Dimapur, Kohima, Shillong, Kalimpong, Darjeeling, Ravangla y otros lugares (del noreste indio) están participando en esta marcha para unirse a sus compatriotas tibetanos en sus protestas contra la ilegal ocupación china del Tíbet", reza la nota.

Los manifestantes tienen previsto llegar en ocho días al puesto fronterizo de Nathu-La, reabierto hace dos años tras permanecer décadas cerrado al acabar el conflicto de 1962 entre Nueva Delhi y Pekín, en el que se disputaron varias regiones limítrofes.

Las protestas también han continuado hoy en la localidad norteña de Dharamshala con eslóganes contra China, huelgas de hambre en el interior de templos y grupos de tibetanos exiliados encendiendo velas en solidaridad con las víctimas de los disturbios.

En esta ciudad himaláyica plagada de monasterios budistas, la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, se reunió hoy con el líder espiritual tibetano, el Dalai Lama.

"Si la gente que ama la libertad en todo el mundo no protesta contra la opresión de China en el Tíbet, hemos perdido toda nuestra autoridad moral para hablar de derechos humanos en cualquier otro lugar del mundo", proclamó Pelosi tras su encuentro con Tenzin Gyatso.

"La situación en el Tíbet es un reto para la conciencia del mundo... Un reto que podemos ayudar a cumplir", abundó Pelosi, citada por la agencia PTI.

La presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense censuró la "opresión" china e hizo un llamamiento a que se conozca la "verdad" sobre la situación del Tíbet.

Un portavoz del Gobierno tibetano en el exilio explicó a Efe que la reunión fue "muy cálida" entre "dos grandes amigos que se conocen desde 1987", año en que ambos coincidieron por primera vez.

China ya ha expresado su disgusto por el encuentro entre Pelosi y el Dalai Lama, quien ayer se mostró dispuesto a iniciar un diálogo con Pekín cuando cesen los disturbios en Lhasa.

Otras noticias

Contenido patrocinado