Buscar

Consejero catalán admite que "cuando las cosas van mal, no hay más solución" que el déficit público

2/07/2008 - 14:54

Diagnostica que el escenario económico actual es de "cierta crisis", aunque pide a los políticos que no hagan alarmismo

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)

El consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells, admitió hoy que "cuando las cosas van mal, no hay más solución" que el déficit público, y aseguró que es hacer "demagogia" declarar que, en una situación como la actual, deba haber equilibrio presupuestario entre ingresos y gastos --el llamado 'déficit cero', que sigue siendo uno de los objetivos del Gobierno central--.

En su intervención en el Parlamento catalán en respuesta a una interpelación presentada por la diputada del PP María Ángeles Olano, Castells volvió a admitir que hay "cierta crisis" económica, y añadió: "Es admisible decir que estamos en crisis y, si no hay crisis, hay cierta crisis". "La situación económica empeora, y lo hace de manera importante", como lo ilustran la rebaja de las previsiones de crecimiento económico que elaboran distintos organismos, sentenció el consejero.

Pese a este diagnóstico, Castells emplazó a la clase política a no crear alarmismo. "No hagamos la situación más grave de lo que es", algo que no es propio de partidos o dirigentes políticos responsables, aseguró Castells, quien hoy indicó que las medidas presentadas por la Generalitat para atajar la crisis están "muy pensadas". También dijo que no puede ser que cada semana tengan que presentarse iniciativas de este tipo, algo que a su juicio le demandan desde la oposición.

Hay causas de la crisis que "no dependen de nosotros", dijo Castells, entre las que destacó la crisis de las 'subprime' estadounidenses que se ha extendido por el mundo. También dijo que "alguna cosa fallaba" durante los últimos años en el sistema macroeconómico español por la burbuja inmobiliaria, un fenómeno que "tendría que haberse parado antes".

Había una "demanda estructural potente" de viviendas, pero "algo fallaba" cuando en España se construían tantas como la suma de las promovidas por Francia, Alemania y Italia, añadió Castells.

Otras noticias

Contenido patrocinado