Buscar

ÚLTIMA HORA:
Dos muertos en Nigrán a consecuencia de los incendios en Galicia (22:33)

El día que la izquierda abertzale sacó uno de cada tres votos fuera de Euskadi y Navarra

7:47 - 31/07/2015 | 10:53 - 31/07/15
Josu Muguruza, segundo por la izquierda, en el Congreso. Imagen: EFE

En las pasadas y ya casi extintas elecciones generales la izquierda abertzale volvió a las Cortes Generales. Lo hacía con seis diputados por Euskadi y uno por Navarra, poniendo fin a un largo periodo marcado por las ilegalizaciones y la voluntad de no participar en las instituciones. La última vez que habían estado en el Congreso quedó un recuerdo trágico: el 20 de noviembre de 1989, con las actas recién entregadas, un grupo de ultraderecha mató a tiros al diputado electo Josu Muguruza y dejó herido a otro a pocos metros de la entrada del Hemiciclo. Ese peregrinaje por el desierto desde aquel asesinato acabó otro 20 de noviembre, el de 2011, con el aval de casi 335.000 votos. Documento: los resultados (.PDF).

El hecho de volver a Madrid de esa forma fue histórico, mereciendo incluso un grupo parlamentario propio de no ser por el bloqueo que hizo un PP con mayoría absoluta rebuscando en el reglamento para impedirlo. Lo que no fue tan histórica fue la cifra de votos conseguidos entre Euskadi y Navarra.

Antes de todo esto, dos años antes incluso de lo de Muguruza, la izquierda abertzale tocó techo a nivel nacional con una gesta aún más importante. Fue en junio de 1987 y la cita no era para el Congreso, sino para el Parlamento Europeo. Entonces la marca abertzale era Herri Batasuna, y el listón que quedó fue de 361.000 votos. Hay una diferencia entre ambos comicios que quizá podría haber roto el techo de votos, y es que los abertzales se presentaron en 1987 en toda España -las Europeas son a circunscripción única- mientras que a las generales de 2011 sólo se presentaron en Euskadi y Navarra, territorios en los que centran sus reivindicaciones.

Comparando por regiones, en el -87 un total de 210.000 vascos votaron abertzale, por los 285.000 que lo hicieron en 2011. En Navarra en el -87 se llevaron 40.000 apoyos, por los 49.000 de 2011. Dicho de otra forma: en ambos territorios se votó más abertzale en 2011 que en 1987. Razones hay muchas, desde la poblacional - el censo electoral de 2011 era algo mayor que el de 1987- a las de tipo político -como el voto solidario- que se llevaron de muchos que no eran simpatizantes tradicionales pero les apoyaron bien como muestra de apoyo tras tanto tiempo ilegalizados, bien como forma de crítica a los partidos tradicionales-.

Pero la comparación deja otra lectura: de aquellas elecciones de 1987 queda el récord de votos, pero hubo algo mucho más simbólico como fue el hecho de que casi uno de cada tres no viniera ni de Euskadi ni de Navarra. Aquel día de 1987, por ejemplo, hubo casi tantos catalanes como navarros votando abertzale. En total, 39.692, según datos del Ministerio del Interior. Por detrás de ellos otros territorios, como los casi 15.000 votos logrados en la Comunidad de Madrid, los más de 12.000 que se llevaron de la Comunidad Valenciana, los casi 10.000 de Andalucía o los más de 7.000 de Galicia. Hasta en Ceuta y Melilla pescaron casi medio centenar de sufragios. En total, casi un 30% de los votos vinieron de fuera de Euskadi y Navarra.

Aquellas elecciones europeas fueron peculiares por muchos motivos. Fueron las primeras de nuestra historia, y se produjeron a mitad de legislatura -justo después de que firmáramos nuestro ingreso-. Quizá por eso la participación fue inusualmente alta, sobre todo viendo la pobre evolución del resto de Europeas que, salvo las de el año pasado, ha ido derrumbándose poco a poco. Pero para lo que se refiere a la marca abertzale presentaban una dificultad añadida: ETA estaba activa, y muy activa además.

Atrás habían quedado los llamados 'años de plomo', pero la banda terrorista seguía asesinando a casi una persona a la semana de media. De hecho, apenas nueve días después de los comicios tuvo lugar el atentado de Hipercor, el más sangriento de la historia de los terroristas, y meses después el de la casa cuartel de Zaragoza. A la vez, durante esos años estaba en marcha la llamada 'guerra sucia' contra ETA, con dramáticos abusos policiales en comisarías y sicarios financiados de forma irregular para usar la violencia contra los supuestos terroristas.

Lo de 1987 ocurrió justo al contrario de lo que sucedió en 2011, cuando ETA ya llevaba tiempo sin matar y estaba a punto de anunciar el cese definitivo de la violencia. En aquella ocasión se estaba avanzando en secreto hacia lo que luego se conocería como las conversaciones de Argel, la primera gran negociación oficial en torno a una mesa entre ETA y el Estado, en aquel momento dirigido por los socialistas. Su desarrollo tuvo lugar en ese mismo 1989 que acabaría con Muguruza asesinado a las puertas del Congreso y, a la postre, sería también el primer gran fracaso de negociación, al que sucederían otros atentados como el de la casa cuartel de Vic, ya en 1991.

La cuestión es, ¿visto el resultado de Navarra, y con las generales a la vuelta de la esquina, estaremos en la antesala de un nuevo récord abertzale?

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
31-07-2015 / 09:23
Gerardo
Puntuación 0

Si es que hay mucho tonto de izquierdas....

#2
01-08-2015 / 00:37
Luis Calderón
Puntuación 0

Es que en aquellas elecciones el slogan de HB fue "Lo que más les duele". Y había mucho cabreo fuera del País Vasco. Luego pasó lo de Hipercor y hubo quien se quedó helado.