Buscar

Destacamos
Hamilton logra la pole en Austin y se acerca al título en el Mundial de Fórmula-1; Sainz saldrá 7º y Alonso 8º

Lo que el final de Mas enseña a Rajoy y Sánchez: gobernar o retirarse

7:46 - 22/01/2016
Mariano Rajoy, Artur Mas y Pedro Sánchez. Imagen: Archivo

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez tienen algo que aprender de  Artur Mas: la necesidad política de gobernar. Y no es una necesidad descrita como legítima ambición que casi cualquier político con proyección comparte. Es una necesidad real: si no logran gobernar muy probablemente serán quitados de en medio, en su caso por su propia gente.

Es la primera conclusión del abrupto final político del ya expresident de la Generalitat. Mas tenía un problema, que era que le perseguían. Su carrera política de los últimos años, más allá de sus convicciones ideológicas, se define precisamente como eso: como una carrera. El expresident parecía ir huyendo del pasado, que le pisa los talones: huyendo de la crisis, de las críticas internas, de los problemas de gestión, de las acusaciones de corrupción en su partido, de la escisión de CiU...

En su carrera, Mas fue ido concatenando pasos hacia un procés que tiene un plan de desanexión en año y medio y en el que se manejan sin pestañear conceptos como "consulta", "declaración unilateral de independencia" o "república catalana".

El problema vino cuando consiguió mayoría insuficiente de escaños (cuando las dos formaciones mayoritarias, que concurrían juntas, sumaban una amplia mayoría antes), y perdió en votos. La cuestión es que no podía ser investido sin el apoyo de las CUP, un partido muy a la izquierda y no tanto independentista, sino más bien radical (en lo que a reformas se refiere, desde el marco legal hasta el territorial, que es donde engancha con el independentismo).

Las CUP se dedicaron a decir por activa y por pasiva que no apoyarían a un Mas que ni siquiera encabezaba la lista (un simbolismo, dijeron). Sin embargo no podrían muchas pegas en investir a Raül Romeva, líder de la lista y ex de ICV. Es decir, bastaría con cambiar al candidato para lograr la investidura. Lo que tuvo que pasar al final pasó: a última hora, y cuando Mas había negado por activa y por pasiva, decidió quitarse de en medio y colocar en su lugar no a Romeva, sino a alguien de su propio partido: el ya president Carles Puigdemont.

¿Por qué Mas se resistía a irse? Porque dar un paso al lado provoca muchas cosas. La primera, que él ha dejado de ser el procés, y puestos en esa tesitura hay otras formaciones que quieren hacer su camino -ERC, CUP, ¿Podemos?- y apuntarse el tanto de la autodeterminación. La segunda, y más importante, que el pasado le alcanzará. La gestión, la crisis, la corrupción, la militancia perdida al romper con Unió y entregarse a brazos del independentismo... Por lo pronto, ya hay consecuencias: la refundación de Convergència ya está agendada y Mas ha renunciado a su acta en el Parlament.

Por eso Mas no podía no gobernar: si no gobernaba, le alcanzarían. Al tiempo.

La huída hacia delante de Sánchez

Algo tienen en común Artur Mas y Pedro Sánchez, además de ponerse frente a banderas gigantescas de sus tierras durante los mítines: que huyen. En el caso de Sánchez es a la crítica interna, presente desde el mismo momento en que ganó las primarias contra Eduardo Madina gracias a la intervención de la 'lideresa' del socialismo andaluz.

La cuestión es que algunos titubeos, algunas formas y algunos desplantes han hecho que salte una especie de guerra interna indisimulada en el PSOE. Cuentan que Andalucía ya prepara el desembarco de Normandía en Ferraz, y que no pocos barones se han declarado en rebeldía. Hasta el discurso de Madina en una reunión a puerta cerrada parece casualmente filtrado (la cuestión es a quién beneficia y por qué escuchar la reprimenda del candidato perdedor al candidato ganador).

Las opciones de Sánchez para gobernar no parecen una locura, y cada día menos a cuenta de los guiños que ha hecho a unos y otros por doquier: basta con conseguir más votos a favor que en contra, y eso pasa por pactar con alguien y que el PP se abstenga, o pactar con todos menos con el PP. Y a ese clavo se aferra Sánchez contra Díaz. La cuestión es ver cuánto aguanta ese clavo clavado ahí y a quién clava al final.

Las dos derrotas de Rajoy

Las opciones de Sánchez, decíamos, son factibles, pero peligrosas. Primero para el PSOE, por el riesgo de perder votos -si pacta con PP o Ciudadanos- y de sorpasso -si pacta con Podemos-. Por eso podría no ser una mala estrategia para un PP que, aunque ha ganado, tiene complicado gobernar porque se ha trabajado durante la pasada legislatura el tener a todos en contra (aunque sea por la corrupción).

Si el líder del PP fuera un candidato recién elegido, con tiempo de margen, ponerse de perfil y posibilitar una legislatura de un rival no es una tontería. A fin de cuentas, podría bloquear cuanto quisiera con mayoría en el Congreso y mayoría absolutísima en el Senado. Eso, más la inestabilidad que causan las coaliciones y acuerdos, bastaría para augurar una legislatura corta tras la que ir a por todas.

El problema es que el líder del PP no tiene tiempo. Rajoy, aunque ha conseguido calmar al convulso PP de los últimos seis años, ha perdido ya dos elecciones generales y difícilmente puede permitirse unas terceras. Lo que es un buen plan político a medio plazo es una pésima salida a corto plazo en lo personal.

Y eso por no hablar del ERE que supone perder un Gobierno para la plantilla de trabajadores del partido a los que habría que buscar acomodo para evitar que, fruto del descontento, se pasaran al bando de quienes le mueven la silla al líder. Especialmente cuando se viene de una mayoría absoluta y un poder casi total en lo autonómico y municipal, poder que casi ha desaparecido en apenas una legislatura.

En el PP los movimientos aún no se perciben demasiado. Aznar suelta algún desplante. Aguirre frunce el ceño en el balcón de Génova. Hay tensos equilibrios entre Sáenz de Santamaría y Cospedal, que colocan a los suyos en las baronías territoriales... Todavía no se sienten, pero llegado el momento se sentirán. Y si Rajoy no logra gobernar, ni su calma gallega acallará el clamor interno.

Y eso, claro, sin contar el riesgo de que Ciudadanos aguante el tirón de la legislatura, asiente sus bases, y vuelva a parecer una amenaza para combatirle el centroderecha político al PP. Porque ahí, al mover el eje del debate, el PP sufre en su ala conservadora. Ya se le fueron a fundar otros partidos gente como Álvarez Cascos, Abascal o Vidal Quadras, mientras otros como Mayor Oreja o Álvarez de Toledo mostraban su descontento. Quién sabe si el clamor, si no es correspondido, puede acabar en fractura.

Y todo por una silla.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 13

#1
22-01-2016 / 10:14
asdfadsf@sdad.com
Puntuación -2

La historia se estudia para repetirla no para "evitar repetirla". Rajoy y Sánchez repetirán lo vistoen Cataluña, y Podemos repetirá lo visto en el 36. La vida es un péndulo.

Sería mejor pasar de estudiar Historia y emplear el tiempo en cosas más útiles, puesto que el pueblo repite los "errores del pasado" y los oportunistas aprenden cómo lo hicieron otros oportunistas para someter a su pueblo.

#2
22-01-2016 / 11:21
DEJEMONOS DE INVENTOS RAROS
Puntuación 1

LA UNICA SALIDA DE PROGRESO Y FUTURO ES LA UNION ENTRE LOS DOS PARTIDOS P.P. PESOE Y ADEMAS CIUDADANOS.CUALQUIER OTRA OPCION SERA UN DESASTRE Y UN RETROCESO.,EXISTEN UN MONTON DE FRENTES A CONSOLIDAR., COMO EL EMPLEO LA SANIDAD,LA ECONOMIA,ETC.ETC. DE NO SER ASI EL PAIS SE ENDEUDARA MAS Y RETROCEDERA CON RESPECTO A EUROPA MINIMO CINCO AÑOS.

#3
22-01-2016 / 11:25
Puntuación -6

El nuevo presidente ? Llevarolos jorge jjaaaaaaaaaaaaaaa

#4
22-01-2016 / 11:27
Puntuación -6

Esta mejor gobernada espanya con un gobierno en funciones ? Jorge

#5
22-01-2016 / 11:30
PP - CORRUPTO
Puntuación -1

EL PP NUNCA DEBERIA SER UNA OPCION PARA UN NUEVO GOBIERNOS.

YA LO HEMOS SOPORTADO CUATRO AÑOS, DONDE HA DESTROZADO TODO POR DONDE HA PASADO, HA ROBADO, HA ENGAÑADO, HA DEFRAUDADO A LOS ESPAÑOLES, SE LES HA MENTIDO Y SE LES HA ABANDONADO Y POR CONTRA, DENTRO DEL PARTIDO SE PAGAN VIAJES A CANARIAS PARA ECHAR POLVOS A CARGO DE LOS ESPAÑOLES, EL PRESIDENTE CARGA LOS GASTOS DE VEJEZ DE SU PADRE A LOS ESPAÑOLES, COMO SI FUERA UN POBRE DESGRACIADO QUE NO TIENE PARA COMER....

NO NO

EL PP NO DEBERIA SER UN PARTIDO POLITICO A ESTAS ALTURAS.

EL PP DEBERIA ESTAR PENSANDO EN SI REALMENTE EXISTE EL INFIERNO.

#6
22-01-2016 / 11:32
Puntuación 2

3 Y 4

Siempre eres el mismo enormal,

eres retrasado mental?

Seas lo que sea, me cago en tu madre

#7
22-01-2016 / 11:51
Puntuación -8

La hidtoria se estudia pata saber wuienes somos primero si. si por eso se estudia la historia y segundo La historia sr repite cuando la historia eso no lo ha admitido eso es asi de claro Repiten la historia que la historia no los admite observacion es esa no otra en la historia pot

#8
22-01-2016 / 11:52
pepito
Puntuación 2

Como yo lo veo

Que envidia me producen esos pueblos del mundo en donde ser de izquierdas no es sinónimo de cerrada mente, de odiar por odiar, del no es no y del aliarse hasta con el demonio con tal de ver a la derecha (que no es tal pero aceptamos barco...) no hundida, sino muerta y enterrada. Razón tenías Antonio: “...españolito...una de las dos Españas ha de helarte el corazón...”

#9
22-01-2016 / 11:55
Puntuación -5

Pero esa observacion no quiere decir que se vaya a repetir la historia sino la intencionaludad de algunos por repetirla jorge G Tostado 2016

#10
22-01-2016 / 12:11
V for Vendetta
Puntuación -5

.....Mas Presidente de Hispanisan.............

#11
22-01-2016 / 12:19
Daniel
Puntuación 0

La unica solucion valida ahora mismo es coaliccion entre PP, PSOE (+Ciudadanos). Es la unica que puede dar estabilidad y progreso (dentro de las posibles opciones despues de las elecciones).

Posiblemente el que no quiere ver esto, sea algun sectario de lo que llaman derecha o izquierda, que no quiere ver la realidad.

#12
22-01-2016 / 12:20
Puntuación -4

Los anormales son los que cambiam las letras de las palabras al escribirlas eso son los anormales los mismos que insultan jorge G Tostado 2016 y yo.pongo mi nombre no ahora desde siempre

#13
22-01-2016 / 13:34
capitan
Puntuación 0

Pachi Lopez, que ya lleva un tiempo en política siendo "cosas" no tiene, al acertado juicio de Leopoldo Abadía, ni puñetera idea de su trabajo como Presidente del Congreso, así que c asi nada la que nos espera a los sufridos españoles con el "cabo Sánchez" como dirigente del país.