Buscar

¿Qué votarían los líderes políticos en la consulta de Podemos?

7:52 - 14/04/2016
  • Podría decirse que el futuro inmediato de España está en esa consulta
  • Muchas voluntades están en juego... y no sólo en las filas de Podemos
Sánchez, Errejón, Garzón, Rivera, Díaz y Rajoy. Imágenes: EFE

Pablo Iglesias lanzó un doble anuncio hace unos días: por una parte rompía las negociaciones de su formación con la dupla PSOE-Ciudadanos para la formación de Gobierno; por otra, consultaría a las bases de Podemos si querían apoyar o no la investidura de Sánchez aunque ellos no participen del acuerdo.

Algunos han interpretado la medida como una patada hacia delante que nos lleva de forma irremediable a unas nuevas elecciones, pero es a la vez la oportunidad de dar a la formación morada un gran poder estratégico (enlazar al post anterior) si se deciden a hacer posible la investidura.

Podría decirse que el futuro inmediato de España está en esa consulta, que las bases de podemos van a decidir quién si hay un cambio en La Moncloa o si retrasamos la decisión hasta unos nuevos comicios. Y como no es un asunto menor, muchos intereses se cruzan y muchas voluntades están en juego... y no sólo dentro de Podemos

La pregunta es, ¿qué resultado querrían los diferentes líderes políticos implicados en la investidura?

A favor del 'sí'

Si las bases de Podemos decidieran que se vote a favor de la investidura España tendría un gobierno con amplia mayoría en votos, pero en minoría en el Congreso. Aunque no entrar en el Gobierno permitiría a Podemos hacer de oposición, también es cierto que haber votado la investidura le 'ata' al destino del nuevo presidente.

Es evidente que Pedro Sánchez (y su equipo), que intentan resistir en el castillo de Ferraz el envite de las tropas andaluzas de San Telmo, ven esa investidura como única forma de prolongar su vida política. De la misma forma Albert Rivera y los suyos estarían encantados de alcanzar semejante cuota de poder con unos irrelevantes 40 escaños y la cuarta posición de salida.

Pero además de lo obvio, este sentido del voto podría contar con inesperados aliados. Íñigo Errejón y los llamados 'posibilistas', que estuvieron cerca de firmar el acuerdo con PSOE y Ciudadanos, se anotarían un tanto después de las trifulcas internas de la formación. Junto a ellos Alberto Garzón, que vería una extraordinaria oportunidad de recuperar voto perdido a manos de Podemos si estos se posicionan del lado del eje PSOE-Ciudadanos, quedando IU limpia para hacerse con el discurso de izquierdas.

En las filas 'contrarias' también habría quien apoyaría ese voto a favor. Por ejemplo esa figura difusa de los 'inversores' y 'el Ibex': es evidente que la inestabilidad política daña el funcionamiento económico, y de forma especial en el contexto actual, así que parece una buena solución lograr un Gobierno con mayoría suficiente y desbloquear la incertidumbre de que se repita el escenario tras unas hipotéticas elecciones (especialmente porque Podemos no estaría en ese Gobierno).

Por último también estarían encantados de que saliera un voto afirmativo en las filas opositoras internas del PP. Dicho de otra forma, entre las bases del partido donde la corrupción indigna y en la que se quiere renovar la formación de forma radical y profunda.

A favor de la abstención

Aún no se sabe si la abstención será una opción en la consulta de Podemos, pero si lo fuera sería la opción estratégica más rentable a medio plazo, aunque suponga un esfuerzo ideológico.

Quizá esa es la lectura que hace Iglesias: permitir desbloquear la situación para echar a Mariano Rajoy y quedarse cómodamente en la oposición y a cierta distancia de un Ejecutivo al que no ha dado un 'sí' ?por lo que no se 'compromete' ni mancha en una decisión que, además, es de la militancia-. Si Iglesias está pensando en desestabilizar a un Gobierno que necesita sus apoyos para conseguir el soñado 'sorpasso', esa es sería su opción y la de todo su equipo.

Pero no sólo a Iglesias le puede interesar cambiar al gobierno del PP por una coalición inestable. En el PP, además de las bases que quieren una renovación en profundidad, hay una capa de líderes emergentes a quienes el adiós de Rajoy facilitaría que pudieran llegar ellos. No son las bases, sino una élite dirigente que podría sobrevivir al presidente en funciones... y que querría antes un cambio rápido que uno profundo, quitar un rey para poner a otro.

A favor del 'no'

Si hay una persona a la que afectaría de forma frontal un 'no' sería, claro está, a Mariano Rajoy, que ha sobrevivido a dos derrotas electorales, pero que no podría seguir en pie tras convertirse en el primer presidente electo no reelegido.

Junto a Mariano Rajoy y su equipo más cercano otra persona de muy distinto signo ideológico firmaría un 'no': la lideresa socialista Susana Díaz y su cohorte más cercana, que vería a Pedro Sánchez fracasar en su intento de investidura y que, congreso del PSOE mediante, vería abrirse una autopista desde San Telmo a Ferraz para tomar el mando y hacerse con la candidatura y el poder.

Por si los interesados en este resultado no fueran aún lo suficientemente heterogéneos, habría que añadirles a los nacionalistas y a los miembros de las confluencias territoriales de Podemos, cuyo interés principal es un debate territorial y de soberanía que con un gobierno de PSOE y Ciudadanos tendrían más bien poco margen de actuación. Aunque, desde el punto de vista de la estrategia, eso podría darles réditos mayores a medio plazo...

Pero cabe esperar que el 'no' cuente con unos aliados definitivos -de hecho, los que de verdad votan-: las bases de Podemos. La gente que integra una formación se mete en la complicación de militar en un partido por ideología, no por razones estratégicas. De partidas de ajedrez entienden los dirigentes, no los ciudadanos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
14-04-2016 / 20:35
Periodistas al servicio
Puntuación 0

Y a mi que cojones me importa. Los que votan son los de Podemos no? Pues a callar los fachas