Buscar

El acuerdo para unificar Chipre tardará, pero tiene el apoyo de todas las partes

EFE
12/01/2017 - 20:43
Más noticias sobre:

Ginebra, 12 ene (EFE).- La conferencia para la reunificación de Chipre con la participación de los países garantes comenzó hoy con el apoyo decidido de todos los implicados y con muchas propuestas sobre la mesa, pero con la certeza de que el acuerdo para poder poner fin a medio siglo de división no será fácil a corto plazo.

"No estamos aquí para cualquier solución rápida, sino para una solución sólida y sostenible", afirmó el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

El portugués Guterres apareció flanqueado por el presidente de Chipre y líder grecochipriota, Nikos Anastasiadis, y el responsable turcochipriota, Mustafá Akinci.

Precisamente, este último también dejó claro que la reunión "no iba a dar resultados de forma inmediata", aunque dijo que "el tiempo es esencial" y no había tiempo que perder.

El máximo responsable de la ONU pidió "paciencia" y destacó que, tras 42 años de conflicto, los chipriotas merecen una solución que complazca a todos y sea aceptable tanto por la mayoría grecochipriota (80 %) como por la minoría turcochipriota (18 %).

Para que este apoyo sea unánime y sin fisuras, Guterres subrayó que el eventual pacto "no será un acuerdo entre líderes" porque deberá ser refrendado por la población en una consulta.

"Ha habido varios ejemplos recientes que nos muestran que los referendos no son un desafío fácil", es por ello que el recién estrenado secretario general explicó que la solución debe ser "completamente aceptable por todos".

No obstante, esa posibilidad está lejana y la conferencia es solo el punto de salida de un proceso que tiene impulso, al menos en lo que respecta a las multiplicidad de propuestas en torno a dos de los temas más espinosos y que están interrelacionados: la seguridad y el papel de los países garantes, Grecia, Turquía y el Reino Unido.

Grecia considera que es obsoleto mantener el papel de países garantes, más cuando Chipre forma parte de la UE desde 2004.

Turquía, por su parte, considera que es esencial poder mantener algún tipo de intervención sobre un futuro Estado federal bizonal y bicomunal, pero con una sola nacionalidad y estatuto internacional.

Ankara aún mantiene más de 30.000 soldados en la isla y tanto Atenas como el Gobierno de Chipre quieren que se retiren.

A cambio, proponen que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe la posibilidad de intervención en caso de grave conflicto -activación del capítulo 7- extremo que Turquía rechaza, dado que no ha funcionado en otros casos.

Otra posibilidad puesta sobre la mesa de negociación es el despliegue de una policía internacional, pero los dos bandos difieren respecto al tiempo que estos gendarmes deberían permanecer en la isla.

Los turcos han sugerido entre diez y quince años para que los policías estén desplegados cuando el turno de responsabilidad de la isla reunificada sea de un mandatario turchochipriota, dado que esta comunidad quiere una presidencia rotatoria.

Los griegos rechazan de plano la presidencia rotatoria y, además, querrían un despliegue que durara como máximo tres años.

Otra opción esgrimida por Nicosia es la implicación más directa de la UE.

Paralelamente, Atenas ha propuesto "un pacto de amistad" por el cual las partes (Grecia y Turquía) se comprometen a no intervenir bajo ninguna circunstancia y a firmar un marco de cooperación mutua.

Por su parte, el Reino Unido ofreció conceder a la isla la mitad del territorio que ahora controla y donde mantiene dos bases militares.

Grecia propuso hoy establecer un grupo de trabajo de los tres poderes garantes para intentar avanzar en las cuestiones pendientes y, en caso de que así sea, los ministros de Asuntos Exteriores se volverían a reunir en Ginebra en torno al 23 de enero.

Precisamente, los tres países garantes estuvieron representados hoy por sus ministros de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, de Turquía; Nikos Kotziás, de Grecia, y Boris Johnson, del Reino Unido.

En el encuentro, que continuará mañana, también participaron en nombre de la Unión Europea (UE) el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, en calidad de observadores y parte interesada.

Chipre se independizó del Reino Unido en 1960 en un acuerdo en el que las tres naciones mencionadas quedaban como poderes garantes.

Tres años después hubo graves conflictos interétnicos que fueron degenerando hasta que hubo un golpe de Estado patrocinado por la Junta de los Coroneles de Grecia que propició que, en 1974, Turquía invadiera el norte de la isla.

Otras noticias

Contenido patrocinado