Buscar

Conferencia sobre reunificación de Chipre se reanudará día 18 a nivel técnico

EFE
13/01/2017 - 1:57
Más noticias sobre:

Ginebra, 12 ene (EFE).- La conferencia celebrada hoy sobre la reunificación de Chipre entre los líderes greco y turcochipriotas y los tres países garantes, Turquía, Grecia y el Reino Unido, acabó con la decisión de que se reanudará el trabajo el día 18 a nivel técnico en Ginebra, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

El presidente de Chipre y líder grecochipriota, Nikos Anastasiadis; el responsable turcochipriota, Mustafá Akinci, y los ministros de Exteriores de Grecia, Nikos Kotziás; de Turquía, Mevlut Cavusoglu; y del Reino Unido, Boris Johnson, acordaron crear un grupo de trabajo que iniciará su trabajo el próximo miércoles, anunciaron las partes en un comunicado publicado por la ONU, que auspicia el diálogo de paz.

La labor de este grupo será "identificar cuestiones específicas y los instrumentos necesarios para solucionarlas", indican los países garantes y los greco y turcochipriotas, después de que abordaran hasta las 21.15 GMT por primera vez juntos la futura estructura de seguridad y las garantías en una Chipre reunificada.

La conferencia decidió, además, que las negociaciones sobre los asuntos que aún están pendientes de resolver en los diferentes capítulos que han negociado esta semana en Ginebra Anastasiadis y Akinci "continúen entre las dos partes en Chipre".

La conferencia internacional "proseguirá a nivel político inmediatamente después para revisar el resultado de las conversaciones del grupo de trabajo", señala el comunicado.

Los tres garantes confirman su "pleno compromiso" de apoyar un acuerdo global sobre el problema chipriota, que prevé la reunificación de la isla tras 42 años de división en la forma de un Estado federal bizonal y bicomunal con dos Estados constituyentes y una sola soberanía y personalidad internacional.

En cuanto al capítulo específico de la seguridad y las garantías, la conferencia ha "subrayado la intención de los participantes de hallar soluciones mutuamente aceptables" que además "satisfagan a ambas comunidades".

"Reconocen que la seguridad de una comunidad no puede ir en detrimento de la seguridad de la otra", afirman además las partes, que expresan la necesidad de hacer frente a las preocupaciones de seguridad tradicionales de las dos comunidades mientras también se debe desarrollar una visión para el futuro Estado federal".

En este capítulo se trata de encontrar una respuesta a la cuestión de la permanencia o no en una isla reunificada de las tropas turcas que invadieron y ocuparon la parte norte de la isla en 1974 y si mantener o no las garantías establecidas bajo los Tratados de 1960.

Estos tratados supusieron el nacimiento de la República de Chipre independiente del control británico y permiten a los garantes intervenir si fuera necesario militarmente en la isla para restablecer el orden constitucional.

Ankara aún mantiene más de 30.000 soldados en la isla, y tanto Grecia como el Gobierno de Chipre quieren que se retiren.

A cambio, proponen que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe la posibilidad de intervención en caso de grave conflicto -activación del capítulo 7-, extremo que Turquía rechaza dado que no ha funcionado en otros conflictos.

Turquía ha dicho que no dejará sin protección a los turcochipriotas e insiste en garantías.

Otra posibilidad puesta sobre la mesa es el despliegue de una policía internacional, pero los dos bandos difieren respecto al tiempo que estos gendarmes deberían permanecer en la isla.

Los turcochipriotas han sugerido entre 10 y 15 años para que las fuerzas estén desplegadas, lo que les permite ver cómo funciona el sistema cuando les toque el turno en una hipotética presidencia rotatoria, un modelo de gobernanza que los grecochipriotas rechazan.

Además, querrían un despliegue que durara como máximo tres años.

Otra opción barajada por Nicosia es una implicación más directa de la UE, algo que no complace del todo a Ankara.

Atenas también ha propuesto "un pacto de amistad" por el cual las partes (Grecia y Turquía) se comprometen a no intervenir bajo ninguna circunstancia y a firmar un marco de cooperación mutua.

Por su parte, Gran Bretaña ofreció conceder a la isla la mitad del territorio que ahora controla y donde mantiene dos bases militares.

Otras noticias

Contenido patrocinado