Buscar

El reloj del PSOE: teoría y práctica para retrasar un Congreso Federal

13/01/2017 - 7:48
  • La Gestora ha estado mareando la perdiz estos días con la fecha
candidato-psoe-vineta-napi.jpg
Viñeta: Napi

Primera regla para retrasar la celebración de un Congreso: asegurarte de poner la fecha cuando te dé la gana. Segunda regla para retrasar la celebración de un Congreso: en caso de duda, consultar la regla número uno. Este sábado, el PSOE pondrá día y hora al cónclave más urgente de su centenaria historia y la decisión ha sido, como era de esperar, de todo menos tranquila. Unos quieren tiempo para 'limpiar' censos y dejar distancia con un pasado teñido por el rojo sangre de los puñales de Ferraz. A otros el tiempo les sobra, por aquello de cuadrar agenda y tirón mediático sin el control del aparato.

La Gestora, fiel a su estilo lánguido combinado con el oportuno golpe en la mesa, ha estado mareando un poco la perdiz estos días volviendo a someter a la dividida pléyade de barones a un escrutinio que ha servido para confirmar lo que ya se sabía de antemano: que los secretarios generales territoriales críticos son mayoría sobre los oficialistas pero que existe ventaja de los segundos en una hipotética votación sobre la fecha escogida en el Comité Federal de este sábado.

Por tanto, ya se da por hecho que, como anunció el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, el XXXIX Congreso socialista se celebrará un fin de semana de junio, dos o tres semanas después de que la militancia acuda a la esperada votación de primarias, en mayo, en las que se elegirá al nuevo secretario general del partido. O lo que es lo mismo, la fecha preferida por los satélites que dominan el planeta de la gestora: Susana Díaz y sus afines.

La estrategia del calendario "con bastante aproximación" que había esgrimido la gestora hasta esta semana se ha convertido en un más que probable anuncio oficial, algo que podría sonar a concesión si no fuera porque las voces cantantes de las plataformas anti-gestora, con Odón Elorza y Zaida Cantera a la cabeza, exigían la celebración de primarias en abril.

Por lo tanto, la estrategia del presidente Javier Fernández y sus partidarios no es otra que la de reducir el debate a "un mes arriba o abajo" con la intención de no volver a escenificar la división existente en el seno del PSOE con otra votación que haría el ruido necesario para recordar que en la casa socialista siguen afilando las navajas. Si finalmente no se propone otra fecha -y no parece que vaya a ocurrir porque los críticos son conscientes de que están en minoría ante una votación- las tesis susanistas habrían vuelto a imponerse, acompasando el movimiento de unos hilos que pretenden 'coser' el partido, pero usando el patrón de Despeñaperros para abajo.

El secreto está en el censo

Contado así, el planteamiento de la batalla por el poder en el PSOE tampoco parece algo planeado de manera maquiavélica. En el fondo, llegados a este punto y después de un año a vueltas con la celebración del Congreso, qué más da un mes arriba o un mes abajo. Sin embargo, como suele ocurrir en política, no se presta nada al azar y siempre hay algún gato encerrado maullando por salir de la jaula.

El caso es que es muy probable que este sábado no se dé a conocer todo el calendario al detalle y que en el mes de marzo se convoque otro Comité Federal en el que se fijará oficialmente el Congreso y se cerrará el censo de votantes. Y hete aquí la cuestión. El sector crítico sospecha que Susana Díaz proyecta la "depuración" de aquellos militantes que no estén al corriente de cuota, ya que ésta se abona en los dos primeros meses del año.

El desencanto con el PSOE hace que el goteo de impagos sea constante y aquellos que se dan de baja no son precisamente amantes de la línea oficial. Si a eso unimos el problema con el PSC, con casi 18.000 votantes que podrían quedar excluidos del censo, nos encontramos con un escenario muy favorable a las posibilidades de la presidenta de la Junta de Andalucía.

Susana, Pedro, Patxi: Díaz, Sánchez, López

Con estos mimbres, solo queda esperar movimientos. De momento, solo tres nombres están sobre la mesa para ocupar el sillón de mando: la propia Susana Díaz, el rebelde -y ligeramente desaparecido- Pedro Sánchez y la última opción que comienza a coger fuerza entre los barones disidentes: el siempre bien colocado Patxi López.

Una terna que parte desde distintas posiciones: Díaz como una especie de mala de la película que maniobra para conseguir una lista única, como ya propuso esta semana el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, sabedor de que en el cuerpo a cuerpo existen muchos riesgos para la andaluza; un Pedro Sánchez que no tendría mucho que hacer si finalmente el PSC queda excluido de la votación y un Patxi López que tendría a su favor ser diputado nacional pero que vendría lastrado por su tibieza en el affaire Sánchez y quizás por una excesiva erosión de sus años de lehendakari.

Es eso o el advenimiento de un nuevo Zapatero llegado desde la trastienda del socialismo, algo en estos momentos muy poco probable.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
13-01-2017 / 11:30
ZAPA TERO EL ARRUINADOR
Puntuación 0

POR DONDE PASA ZAPA TERO

NO VUELVE A CRECER LA HIERBA


El flash: toda la última hora