Buscar

La desconfianza nubla la negociación de la candidatura de Errejón en Madrid

EFE
16/04/2018 - 18:49
Más noticias sobre:

Madrid, 16 abr (EFE).- La negociación para cerrar la candidatura de Íñigo Errejón en Madrid se ha visto enturbiada en las últimas horas por la desconfianza mutua que se ha puesto de manifiesto al exigir el ex número dos de Podemos más autonomía e independencia de la que la dirección parece estar dispuesta a darle.

El reglamento aprobado ayer por el Consejo Ciudadano autonómico de Podemos se ha adaptado a la petición de Errejón de que las primarias para elegir al candidato y las listas sean simultáneas, como han sido siempre, y no por separado, como había sugerido el secretario general de Madrid, Ramón Espinar.

Dicho reglamento, según la dirección de Podemos, asume también que el candidato podrá designar un comité de campaña de su confianza y dirigir la misma con autonomía en colaboración con los órganos del partido.

Pero no se ha cedido a la petición de Errejón de que la representación legal de Podemos ante cualquier procedimiento electoral -coaliciones, presentación de candidaturas, nombramiento de representantes- la compartan de forma "mancomunada" la dirección de Madrid que encabeza Ramón Espinar, y el equipo del candidato.

Eso supondría tener capacidad jurídica y control en multitud de decisiones organizativas, que abarcan desde el registro de las listas en los diferentes municipios, el orden en las candidaturas y el nombre, o incluso la designación de interventores o apoderados en los procesos electorales autonómicos y locales.

Para tomar ese tipo de decisiones, según lo que reclama Errejón, se tendría que contar con la firma de una persona del Consejo Ciudadano autonómica de Espinar y otra del equipo 'errejonista', de la confianza del candidato.

Con ello obligarían al acuerdo, explican, y se obtendrían garantías de que Errejón "puede gobernar su proyecto" sin verse hipotecado por decisiones unilaterales o 'vaivenes' de la dirección madrileña.

Desde el equipo 'errejonista' no dan ni mucho menos por cerrados los acuerdos, en contra de lo que afirma la dirección de Podemos, sino que aseguran a Efe que siguen negociando y que la cuestión de la firma ante la junta electoral no es el único fleco que queda pendiente, sino que hay otros asuntos aparcados, como es habitual en cualquier negociación.

Varias fuentes del sector 'errejonista' consultadas por Efe insisten en que se deben buscar "garantías amplías" de que el trabajo del comité de campaña se puede desarrollar con normalidad, sin imposiciones, y partiendo de la "lógica de la confianza".

Del otro lado, en la dirección morada sostienen que no hay nada ya que negociar, que el reglamento se ha hecho como Errejón pedía, asumiendo su modelo de votación y "con todas las cesiones posibles", y que no se va a ceder más control al candidato.

No le darán, por tanto, la capacidad jurídica que quiere, según confirmaba esta misma mañana el secretario de Organización, Pablo Echenique, quien además de instar a Errejón a confirmar una lista unitaria e integradora, respondía que la potestad jurídica y organizativa corresponde a los órganos elegidos democráticamente por los inscritos.

Con ese argumento, Echenique ha defendido que lo que pide Errejón sería "retener la soberanía" de las bases.

Algunas fuentes del sector 'pablista' van más allá al señalar a Efe que esa petición de Errejón lo que supone "de facto" es "independizarse de Podemos", y tener capacidad de veto y bloqueo en cualquier decisión organizativa que afecte a la candidatura.

Una operación política, añaden, que no ven "razonable" porque además sentaría un precedente peligroso para el resto de candidatos en otros territorios.

Los 'errejonistas', que confirman su compromiso de que de las primarias salga un equipo "integrado", admiten que su reivindicación es un "tema político".

Su plan es alinear "lo máximo posible" la candidatura autonómica y municipal para que el tándem Manuela Carmena-Íñigo Errejón sea el que se identifique también en muchos municipios como referente ganador en un proceso local donde tendrán que afrontar situaciones muy complejas y alianzas y confluencias entre distintos partidos y organizaciones de la sociedad civil.

Esa estrategia, según fuentes 'errejonistas', la comparten la dirección estatal y Pablo Iglesias, y serviría además para reforzar también la imagen del líder del partido.

Aseguran que su objetivo es que Podemos llegue en las mejores condiciones a las elecciones y defienden que no aceptar una gestión mancomunada es un error que responde a una "visión centralista" y que no se corresponde con un partido que precisamente presume de reconocer la diversidad del estado autonómico.

En este escenario, el tiempo corre. El plazo para la presentación de candidaturas provisionales a la Comunidad de Madrid termina el próximo viernes 20. Y el reto que tienen por delante unos y otros es vencer la desconfianza mutua.

Por Sonia López

Otras noticias

Contenido patrocinado