Buscar

Argentinos alteran su rutina por la gripe A y agotan productos preventivos

EFE
2/07/2009 - 22:56

Buenos Aires, 2 jul (EFE).- La rutina de los argentinos comenzó a verse alterada hoy por el avance de la gripe A, que además de forzar la suspensión de clases y numerosas actividades ya provoca una notoria falta de mascarillas, alcohol y otros productos preventivos.

En el país suramericano con más muertos por la enfermedad la población procura salir lo menos posible de sus hogares, mientras los operadores turísticos evalúan que su actividad podría reducirse un 30 por ciento este invierno austral por la situación sanitaria, según fuentes del sector.

"Desde el domingo, esto es un desierto", declaró a Efe una empleada de uno de los principales centros de compras de Buenos Aires, al que suelen acudir tanto vecinos de la ciudad como turistas locales y extranjeros.

La alarma comenzó a crecer entre la población a raíz de que tras los comicios legislativos del pasado domingo en diferentes provincias fueron suspendidas las clases y este miércoles el Gobierno recomendó hacerlo en todas las escuelas de los 24 distritos del país.

Al asumir ayer como nuevo ministro de Salud de Argentina, Juan Manzur admitió que el país vive una "situación seria" por la gripe A, que, según dijo, ha causado "43 ó 44" muertos, mientras cálculos extraoficiales difundidos por la prensa elevan esa cifra a 55.

Y aunque todavía no hay claridad sobre el número real de fallecimientos provocados por la pandemia en Argentina, lo cierto es que el país solo es superado en esa estadística por Estados Unidos, con 127, y México, con 119.

"La gente realmente está asustada, entonces recurre al alcohol en gel y los barbijos (mascarillas), por lo que la demanda es muchísimo más alta que la oferta y no hay", dijo María del Carmen, responsable de una farmacia ubicada en una de las avenidas más concurridas de la capital del país.

Tras advertir que en cuanto a ventas de estos productos "no hay límite porque la gente pide, todo lo que hay se vende y en muy poco tiempo", en diálogo con Efe la farmacéutica sostuvo que el público "en la medida que haya medicación contra la gripe A, a toda costa la quiere llevar cuando no es necesario si no tiene síntomas".

En algunos municipios de la populosa periferia de Buenos Aires hoy han sido suspendidas todas las actividades con público y la Corte Suprema de Justicia resolvió adelantar las vacaciones invernales del personal judicial en todo el país para evitar la propagación del virus.

Débora, dependienta de una tienda de ropa ubicada en la transitada calle peatonal porteña Florida, afirmó que "la gente está muy preocupada" y admitió que "ha bajado el movimiento de clientes porque (la gripe) está generando como una psicosis".

"Hay mucha desinformación e irresponsabilidad. Yo soy paciente oncológica, desde el viernes me negué a atender al público en mi trabajo y hoy la jefa me dijo que decidieron darme asueto laboral hasta nuevo aviso", indicó a su vez a Efe Gabriela, empleada estatal de 50 años.

"Las medidas del Gobierno no me parecen claras. Esta emergencia era antes de las elecciones, no sé por qué explota al día siguiente. Nosotros quizá, si nos hubieran dado un dato, íbamos a votar con un poco más de conciencia", agregó.

En tanto, la Cámara Argentina de Comercio señaló en un comunicado que "en vista de los trascendidos en los que se especula sobre el posible cierre de los comercios de afluencia masiva de público, es importante mantener las actividades de provisión de bienes y servicios esenciales para la comunidad".

Y agregó que esto se hará "dentro del contexto de los cánones de prudencia y solidaridad que dictan las normas de lucha contra la enfermedad".

Mientras atendía su puesto de diarios y revistas en la peatonal Florida, Juan declaró a Efe que "se nota menos gente en la calle" y dijo que "si bien cayeron las ventas, aumentaron las de revistas infantiles porque muchos clientes tienen a los chicos en la casa".

El avance del virus AH1N1 también llegó al ámbito eclesiástico y el Arzobispado de Buenos Aires indicó que "la suspensión de las celebraciones del culto sólo se dispondría si las autoridades prohíben todo tipo de encuentro público".

El Arzobispado de la ciudad de Santa Fe (centro) decidió suspender el saludo de la paz y la entrega de la hostia en las misas para evitar el contagio.

Y el de la capital argentina consideró que "es un rito optativo y se hace según el criterio pastoral habitual del celebrante en cada caso o comunidad".

Otras noticias

Contenido patrocinado